Yulieski Gurriel sobre la negativa del régimen de entrar a Cuba: “Es penoso”

El pelotero cubano Yulieski Gurriel. (Gurriel/Instagram)

El pelotero cubano Yulieski Gurriel habló este viernes sobre la negativa del régimen de La Habana de dejarlo entrar a Cuba el pasado 29 de enero.

“Es penoso porque uno, como quiera que sea, a uno le duele. Es injusto porque en este momento que se han dado pasos, que ya hay jugadores que habían estado aquí que están jugando allá como debe ser para alegría de todos. No es para que pase esto. ¿Por qué? Porque soy traidor entonces, yo soy el más traidor del mundo”, dijo Gurriel este viernes en El Show de Swing Completo.

El pelotero contó que preparó el viaje después de que “varias gente, dos o tres personas, me habían dicho que habían cambiado, que ahora eran ya cinco años. Me lo informan a mí. Yo digo ‘tú estás seguro. Eso no lo he visto por ningún lado’”.

“Llamé allá como a cuatro personas, que tienen que ver con Inmigración, y que revisaran mi estatus. Efectivamente yo no estaba en el sistema, que antes sí estaba. Yo aparecía con mi raya roja”.

Gurriel dijo que había tenido problemas con el pasaporte cubano, que se lo atrasaron. “Ahí me mandaron mi notica en el pasaporte que no estaban contentos conmigo, con lo que yo había hecho. Me dejaron saber bien claro que los ocho años iban a estar ahí”.

El pelotero reiteró que ya no estaba en el sistema, que estaba limpio. “Entonces dije vamos a empezar los trámites. Hace mucho tiempo que estoy loco por ir allá a ver a mi familia, principalmente a mi abuela”.

“Empecé los trámites, mandé los pasaportes de mi familia primero. Una vez que ellos tienen los pasaportes tú sabe si vas o no vas. Ellos te dice ‘oye, este pa´trás’. Nada, al contrario, todo está en regla, está muy bien, en una semana es el vuelo”, contó.

“Hasta yo estaba sorprendido. Yo decía ‘siempre me van a meter un número allá a la entrada o la salida’. Todavía no lo creo. Organicé todo el viaje y faltando como tres días ya prácticamente no hablaron nada. De Cuba para acá no hubo más comunicación. La gente aquí estaba asustada porque para entrar el avión era necesario un autorizo”.

“Los tres días últimos no contestaron nada hasta el último día como a las 11 de la noche que fue que llamaron y dijeron ‘bueno, sí, ya, el avión está autorizado a entrar, todos pueden entrar (mi esposa, mis niños y mis padres)’. Y cuando nos dijeron que todo el mundo podía entrar menos yo, cuando fueron a preguntar, nos colgaron y no dieron más explicaciones”.

“Aquí se indignaron, no querían ir y yo se los dije a mis padres ‘miren vayan aunque sea ustedes, ven a la familia, está organizado casi todo el mundo’. Mis padres al final quisieron ir. Mi esposa y mis hijos se quedaron aquí. Cuando fueron, les dijeron ahí en Emigración que al final que no se quisieron meter en un problema. Mira aquí nadie va a autorizar a esta persona. Vamos a elevarlo a las altas esferas”, contó.

Yulieski Gurriel detalló que su viaje lo había organizado de bajo perfil para evitar problemas. “Cuando uno va allá por primera vez, a ellos no les gusta que haya ninguna algarabía. Yo dije ‘bueno, no voy a ir a Sancti Spíritus, mejor voy a Varadero, que haya menos personas, bajo perfil como quien dice’. Y estar tres días nada más, simplemente ver a mi familia y ya. Si ellos pensaban que iba a hacer algo más. Están muy equivocados”.

El pelotero afirmó que tuvo relaciones con algunos en las altas esferas del régimen cubano, en referencia al nieto de Raúl Castro, Raúl Guillermo Rodríguez Castro «El Cangrejo».

“Al uno dar este paso, eso (las relaciones) está bien roto, bien fracturado porque uno piensa de una manera y el otro de otra. Por eso, prácticamente no siguió esa amistad”, señaló en referencia a abandonar la delegación cubana.

“Es bien frustrante porque no puede ser que yo sea el más traidor de todos. Yo dediqué los 15 mejores años de mi vida, de mi carrera deportiva, al béisbol cubano. Para nadie es un secreto eso. Entonces, cómo puedo ser yo el traidor si yo en esa Serie del Caribe me fui el último día después de haber terminado ese torneo. Entonces, ¿cómo me puedes tildar de traidor a mí?”, cuestionó.

“Traidor si yo dejo ir la pelota por debajo de mis pies o la tiro a primera a propósito. Terminé en el top 3 de ese torneo”, dijo.

Yulieski Gurriel abandonó en 2016 la selección cubana en Santo Domingo, República Dominicana, donde el equipo jugaba la Serie del Caribe. En ese entonces tenía 31 años, se escapó la madrugada del hotel en el que se hospedaba junto con su hermano, el también pelotero Lourdes, de 22 años.

Gurriel contó que cuando escapó no le dio tiempo a avisar a sus compañeros del equipo porque dio una entrevista al periodista Yasel Porto. “Cuando ellos entraron ahí los mismos del INDER le empezaron a quitar cosas a esta gente, un desastre. Le dijeron ‘no, no, esto va decomisado’”.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%