Yuca todo el año, otra iniciativa de Frei Betto para paliar el hambre en Cuba

El asesor de La Habana para la alimentación dedica una semana a difundir sus ideas para cambiar los hábitos alimenticios de los cubanos.

Frei Betto durante su visita al INIVIT. IDALIA VÁZQUEZ ZERQUERA VANGUARDIA

El teólogo brasileño Frei Betto, designado por el Gobierno cubano como su asesor para el diseño e implementación del Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional (Plan SAN), llamó a potenciar en Cuba la producción de viandas, en especial de la yuca, un cultivo milenario del Caribe.

El religioso admirador de Fidel Castro y actual asesor de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) realiza un recorrido por Cuba y visitó en Villa Clara el estatal Instituto Nacional de Investigaciones de Viandas Tropicales (INIVIT).

Allí, según el reporte de los medios oficiales, acompañado de los funcionarios del Partido Comunista local, indagó por el cultivo de la yuca, que según dijo es parte de la dieta básica de más de 300 millones de personas en el mundo y es muy utilizada en Brasil, principalmente en platos como la farofa, un acompañante típico en las comidas.

Según los artículos del periódico Vanguardia y la emisora CMHW, allí al tubérculo «se le presta especial atención» dado que existe «la urgencia de lograr nuevas variedades para mantenerlo en el mercado durante todo el año».

Entre los usos posibles de la yuca mencionados en el encuentro está su empleo como forraje y en la repostería, en sustitución de la harina de trigo y como alimento para niños celíacos. Betto tiene planificado visitar en Santiago de Cuba el polígono alimenticio El Barquillo, dedicado a derivados de la yuca y otros alimentos.

De acuerdo con la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN)el teólogo brasileño visitará también durante la semana otros centros productivos y dará continuidad a los talleres denominados Formación de Formadores sobre Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, donde busca promover sus ideas sobre la alimentación sana.

En esas actividades, Betto es patrocinado por la Oficina de la FAO, el Centro Memorial Martin Luther King y el Ministerio de la Agricultura. Se reunirá también con funcionarios del Ministerio de Educación y de Salud Pública, la Federación de Asociaciones Culinarias y el equipo redactor del anteproyecto de la Ley de Soberanía Alimentaria, que será aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular en julio. 

El Plan SAN será presentado además el viernes al cuerpo diplomático, agencias de colaboración internacional y a la prensa extranjera y nacional.

En diciembre pasado, Betto provocó la indignación de muchos cubanos después que, en un artículo suyo publicado en el diario oficial Granma, afirmara: «En Cuba no hay hambre. ¡Pero los cubanos tienen mucho apetito!».

En el texto indicó detalles del programa de Soberanía Alimentaria, que incluirían cambiar hábitos de los cubanos, «como la preferencia por el pan de trigo, un cereal importado. Cuba produce mucha yuca y tiene condiciones para adoptar también el pan de maíz y de harina de coco. Y la carne puede cederle un lugar mayor al consumo de frijoles, lentejas, espinaca, maní, soya y aguacate, ricos en proteínas. Aunque la Isla no cuenta con mucho ganado lechero, las nuevas generaciones ya se acostumbran a la leche y el yogurt de soya», aseguró.

Según el religioso brasileño, los resultados de este plan de Gobierno deben verse «en los próximos cuatro o cinco años».

A pesar de las sugerencias de Betto, el teólogo hizo acto de presencia en 2020 en el evento gastronómico Cuba Sabe, que tuvo por sede el lujoso Hotel Iberostar Grand Packard de La Habana y que organiza la primera dama cubana Lis Cuesta. Este no persigue la sustitución de los alimentos tradicionales sino, por el contrario, «promover los valores de la cocina criolla nacional».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%