‘Ya empezaron a funcionar los nuevos precios’ cubano muestra alarmado el costo de su compra

Foto de: Julio León en Facebook

Julio León es el internauta que expone en Facebook, muy preocupado su compra en un mercado de la isla.

“Ya empezaron a funcionar los nuevos precios hoy compré en 26 y 51: la remolacha 4 x 33 pesos 6 malanguitas 50 pesos 5 boniatos con pandemia 20 pesos tómate miniaturas 25 pesos la lb 7 pedacitos de yuca 40 pesos 6 limones 36 pesos, naranjas agrias 25 pesos x 3 unidades, se soltó el camello”, dice el cubano.

Desde los comentarios a su publicación otra usuaria señala “Con tanta tierra y el clima justo que hay en Cuba el año entero era para que cultivaran todo a la grande en el país para no tener que masacrar a los ciudadanos injustamente con ésos precios pero se necesita voluntad de reorganizar la agricultura y dejar que las personas y campesinos cosechen las tierras, están llenos de aroma y terrenos inutilizables, pecado por el país que no avanza!!!!”, Maitte Hernández Lorenzo.

El gobierno cubano se ha vuelto excusas pero como vaticinaron los economistas, la subida de precios no se ha podido controlar.

El estatal diario Granma, se vio obligado a publicar, recientemente un extractado de los miles de denuncias que han llegado a su redacción en los últimos días mientras se acerca el ordenamiento monetario.

Como siempre, el rotativo buscó el camino de condenar al sector privado, haciéndolo quedar como oportunista y además responsable de la subida descontrolada de los precios.

Así exponen las quejas de los ciudadanos:

Carlos M. Castillo Gámez, residente en el municipio de Plaza de la Revolución, en La Habana, escribe que en la zona donde vive, y en Centro Habana, son abusivos los precios de los productos del agro que venden los carretilleros, en especial de la cebolla y el tomate. Ante cualquier requerimiento, los vendedores responden que los precios límites son para los estatales, pero ellos venden «por pata y ristra». Justificaciones.”Si vas al mercado de 19 y B, que frecuento bastante, no hay día que no tenga que exigir mi derecho con precios y peso”, alega.

Carlos M. Leopoldo Gutiérrez, otro lector, pero esta vez de Centro Habana, denuncia que el sábado 5 de diciembre pasó por la panadería de Neptuno y Belascoaín, donde vendían el pan liberado redondo a 2.00 pesos. Los churros de 3.00 y 5.00 pesos ahora cuestan entre 8.00 y 9.00 pesos, también comenta.

Yoel Almeida, desde Cárdenas, en Matanzas, trabajador del sector hotelero, describe su panorama este diciembre: pelarse le costó 40 pesos y la carne le salió a 50. “Todo ha subido por las nubes y ni siquiera han subido los salarios”, comenta preocupado, pues hace siete meses que no trabaja.

Tomado De CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%