La empresa no dio más detalles, pero dijo que continuaría brindando servicios en Cuba a pesar de las sanciones aprobadas contra Fincimex

Western Union dijo estar preparada para continuar con sus servicios en Cuba a pesar de las sanciones del gobierno estadounidense para cortar el flujo de dinero hacia el régimen castrista, que controla la recepción de remesas.

“Nuestro objetivo es continuar brindando servicios esenciales de transferencia de dinero a los clientes, muchos de los cuales dependen de las remesas de sus seres queridos para satisfacer sus necesidades diarias”, declaró Western Union a Radio Televisión Martí tras conocer el anuncio de los militares.

“Western Union se compromete a cumplir con todas las regulaciones gubernamentales y actualmente estamos trabajando para cumplir con las nuevas reglas y regulaciones sobre Cuba. Proporcionaremos información adicional a medida que formalicemos esos planes”, añadió. “Mientras tanto, los servicios de Western Union entre EEUU y Cuba siguen operando”, subrayó.

Fincimex S.A., controlada por militareses la única autorizada por el régimen para gestionar los envíos de dinero desde Estados Unidos y será afectada por las medidas punitivas de la administración Trump a partir del 27 de noviembre, dirigidas a eliminar las fuentes de financiamiento del régimen castrista.

Cuba dijo en su nota de aviso de cierre de estos servicios que Fincimex es la entidad que “por decisión soberana del gobierno cubano ha sido encargada de garantizar las remesas a Cuba desde los EE.UU., que serán interrumpidas totalmente”.

“Entre las contrapartes norteamericanas se encuentra Western Union, entidad cuyos 407 puntos de pago distribuidos en todo el país cerrarán a causa de estas brutales disposiciones, que además bloquean las negociaciones que a solicitud de Fincimex se desarrollaban desde hace meses para lanzar el servicio de remesas a cuentas bancarias en MLC”, añadió la nota.

El gobierno de Estados Unidos ha adoptado la política de frenar el flujo de divisas a las empresas militares cubanas, según argumentan, porque esos fondos son usados para reprimir al pueblo cubano e interferir en los asuntos internos de Venezuela.

Al anunciar las sanciones, el secretario de Estado, Mike Pompeo, recordó: “los militares del general Raúl Castro no se beneficiarán de los generosos y bien intencionados fondos que las familias envían al pueblo cubano”, dijo el jefe de la diplomacia de EEUU.

Fincimex fue constituida en Panamá como una sociedad privada cubana en 1984, es subsidiaria de CIMEX y está bajo la sombrilla del Grupo de Administración de Empresas (GAESA), controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Desde 1999, Western Union cuenta con autorización del Departamento del Tesoro para operar en Cuba, donde cuenta con más de 420 sucursales radicadas en 168 municipios del país. Aunque la compañía no reporta datos sobre el valor de sus transacciones, es el mayor operador de los 3500 millones de dólares que anualmente llegan en remesas a destinatarios radicados en la Isla.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.