Washington oficializa el fin del límite a los envíos de remesas a Cuba

También autoriza el levantamiento de las restricciones a los viajes en grupo y las transacciones financieras para esos fines.

Edificio del Departamento del Tesoro de EEUU. REUTERS

El Gobierno de Estados Unidos hizo oficial el miércoles la modificación de las regulaciones sobre los envíos de remesas y levantó las restricciones a los viajes grupales a Cuba, dos de las medidas adoptadas durante el mandato de Donald Trump y eliminadas tras la revisión de esa política por la Administración de Joe Biden.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro publicó las nuevas disposiciones, que estarán vigentes a partir del jueves 9 de junio, cuando entrarán a formar parte del Registro Federal.

Gracias a las normas, las remesas destinadas a familiares y ciudadanos cubanos no sancionados por Washington no estarán limitadas a al límite actual de 1.000 dólares cada tres meses. También autoriza las remesas de donativos a Cuba. La disposición no indica los mecanismos que se establecerán para realizar los envíos, dado el cierre de operaciones de Western Union en la Isla.

Además, en lo adelante estarán permitidos los viajes educativos grupales de estadounidenses a Cuba, siempre y cuando sean realizados bajo los auspicios de una organización sujeta a la jurisdicción estadounidense. En esos viajes los estadounidenses deberán estar acompañados por un empleado, consultor pagado o agente de la entidad patrocinadora, subraya la disposición.

Para ello, se autoriza bajo ciertas condiciones las transacciones financieras relacionadas con dichos viajes y otras vinculadas a la asistencia u organización de reuniones o conferencias profesionales de estadounidenses en Cuba.

La norma especifica que las transacciones relacionadas con viajes de intercambio a Cuba deben ajustarse a «un programa de actividades de tiempo completo destinado a mejorar el contacto con el pueblo cubano, apoyar a la sociedad civil en Cuba o promover la independencia del pueblo cubano de las autoridades cubanas».

La OFAC aclara que, como había advertido la Administración, siguen prohibidos los viajes individuales y las visitas para actividades turísticas en la Isla.

El Gobierno cubano señaló que las medidas son «un paso en el camino correcto», aunque las calificó como «insuficientes» y con un fuerte sesgo político. La Habana exige el fin del embargo, mientras mantiene una dura confrontación pública con la Administración de Biden, cuyo capítulo más reciente es la exclusión del régimen en la Cumbre de las Américas que tiene lugar en Los Ángeles.

La semana pasada, el Departamento de Transporte de EEUU hizo públicos los aeropuertos de Cuba a los que en lo adelante podrán volar sus aerolíneas, después que hiciera oficial la eliminación de las restricciones de viajes adoptadas por Trump y que limitaban los vuelos a La Habana.

Ahora las aerolíneas comerciales estadounidenses podrán programar viajes a nueve terminales aéreas de la Isla, incluido el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana.

Washington también prometió que aumentará los servicios consulares y el procesamiento de visas en su Embajada en Cuba, suspendidos desde 2017, tras reportarse los primeros casos del hoy conocido como «síndrome de La Habana».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%