“Somos reprimidas, calumniadas y hasta amenazadas de muerte. En el caso de nosotras, las madres, nos amenazan con quitarnos a nuestros hijos”, reveló Ortega

El foro virtual “Mujeres Entre Rejas”, organizado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), cuestionó el silencio de la comunidad internacional sobre la violencia ejercida contra las mujeres en la isla.

“Hay muchos organismos que están en el deber de hablar y exigir al régimen cubano que cese la violencia contra las mujeres, pero [la violencia] lo que hace es recrudecerse. Ellos, con su silencio, se hacen cómplices”, denunció desde La Habana, Bertha Soler, líder de las Damas de Blanco.

El moderador del evento, Yaxys Cires, director de Estrategia del OCDH, dijo que su organización ya ha presentado quejas ante Naciones Unidas por tales situaciones.

“Hay videos donde [los policías] se refieren a las mujeres opositoras como ‘negras’, ‘hijas de mona’ y otros insultos”, recordó Cires.

Al respecto, Soler respondió que “el régimen, además de totalitario, es también racista”.

“Nos dicen: ‘negras, monas, ¿no les da pena que tienen escuelas, y lo que ha hecho la revolución por ustedes?’. Pero, eso a mí no me ofende, porque, por ser negra, me siento una mujer libre”, precisó la líder de las Damas de Blanco.

Por su parte, Nelva Ortega Tamayo, representante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), denunció las amenazas contra las mujeres disidentes.

“Somos reprimidas, calumniadas y hasta amenazadas de muerte. En el caso de nosotras, las madres, nos amenazan con quitarnos a nuestros hijos”, reveló Ortega.

Actualmente, al menos cinco mujeres se encuentran encarceladas en Cuba por motivos políticos: Aymara Nieto, Melkis Faure, Keilylli de la Mora, Maité Hernández y Martha Sánchez.

En el caso de Keilylli de la Mora, “ha atentado tres veces contra su propia vida. Con su corta juventud, ya uno se puede imaginar la violencia y todo lo que ella está viviendo”, añadió la representante de UNPACU.

El foro “Mujeres Entre Rejas” incidió en que el presidio político ha afectado de dos maneras a muchas cubanas. Por un lado, el sufrimiento de la madre, la esposa o la hermana, con algún familiar injustamente encarcelado; y, por otro, la tragedia de quienes han estado presas por defender sus derechos.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.