Vacunas más ‘misiones’ médicas: el plan de La Habana para exportar sus fármacos anticovid

El Gobierno quiere abrir mercados negociando de forma bilateral y sin el aval de la OMS, como ha hecho con sus aliados políticos.

Los fármacos anticovid cubanos. KATELL ABIVEN AFP

Las autoridades cubanas propusieron un «paquete salvavidas» para el Sur Global que supone la exportación de sus vacunas anticovid, la transferencia de tecnología «cuando sea posible» para su producción en los países de bajos ingresos y sus «misiones médicas» para la distribución de esos fármacos en los países interesados.

Utilizando como patrocinador a la Internacional Progresista (IP), una organización internacional que reúne a organizaciones y figuras de la izquierda mundial, y que fuera creada por el ex candidato presidencial demócrata de EEUU Bernie Sanders y el ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis, el Gobierno lanzó su oferta en una rueda de prensa con las autoridades de su industria biofarmacéutica y del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

Los funcionarios prometieron que, «a pesar del embargo de EEUU, Cuba cuenta con financiación suficiente, incluida la del Banco Centroamericano de Integración Económica, para producir los 200 millones de dosis» de sus vacunas.

Asimismo, ofrecieron «precios solidarios» para vender sus vacunas; la transferencia de tecnología «cuando sea posible para la producción en los países de bajos ingresos»; y la «ampliación de las brigadas médicas para crear capacidad médica y formación» para la «exportación del modelo de vacunación cubano» a países que lo pidan.

En cuanto al segundo punto, las autoridades aseguraron que el Gobierno «está en conversaciones con más de 15 países sobre la producción» en sus territorios de los fármacos cubanos.

«Es probable que la oferta de Cuba encuentre muchos compradores interesados, muchos de los cuales han sido rechazados por las grandes empresas farmacéuticas», aseguró el reporte sobre la rueda de prensa publicado por la agencia oficial de la Internacional Progresista.

Finalmente, La Habana aseguró tener previsto «enviar sus Brigadas Henry Reeve a los países que necesiten apoyo para la distribución de vacunas, tanto para su despliegue inmediato como para la formación de personal a largo plazo».

Según el reporte, en la Cumbre de la Internacional Progresista, Anyang’ Nyong’o, gobernador del condado keniano de Kisumu, invitó a La Habana «a venir a Kenia para compartir tecnología y ampliar la producción de las vacunas candidatas que están desarrollando».

En ese país La Habana tiene una brigada médica. Desde abril de 2019, dos de los profesionales exportados a esa nación africana permanecen secuestrados por militantes yihadistas. El Gobierno cubano, que ha prometido que trabaja por su liberación, no hace referencia a su situación desde hace más de cuatro meses

La rueda de prensa de las autoridades cubanas se produjo después de la celebración de la Cumbre de la Internacional Progresista por el Internacionalismo de las Vacunas, de cuatro días de duración, en la que participaron los gobiernos de Argentina, México, Bolivia, Cuba y Venezuela, así como los gobiernos regionales de Kisumu (Kenia) y Kerala (India), junto con líderes y lideresas políticos de 20 países.

La Habana no ha presentado aún la documentación necesaria para la evaluación de sus fármacos anticovid por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a pesar de anunciar el inicio de ese proceso en septiembre de 2021. 

Pero durante la rueda de prensa, las autoridades hicieron evidente que su propósito es negociar bilateralmente con las autoridades regulatorias de los países de destino de sus vacunas, como ya hicieran con sus aliados políticos que hoy las usan: Nicaragua, Venezuela, Irán y Vietnam, así como México, que las usaría en los meses venideros.  

En ese sentido, Olga Lidia Jacobo-Casanueva, directora del Centro de Control Estatal de Medicamentos y Dispositivos Médicos (CECMED), exigió: «Las agencias regulatorias deben facilitar el acceso y eliminar barreras regulatorias innecesarias (…) haciendo más rápido y fácil el camino para que otros países puedan alcanzar coberturas de vacunación como las logradas en Cuba».

Ello fue reiterado por Ileana Morales Suárez, directora de Innovación Científica y Tecnológica del MINSAP: «Debe cesar el enfoque excluyente que impone el neoliberalismo imperante sobre la producción y adquisición de vacunas», dijo.

Gerardo Guillén, director de Investigación Biomédica del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), aseguró que para comprar las vacunas cubanas los ministerios de Salud o por vía diplomática pueden comunicar el interés en los fármacos.

«Hoy la capacidad productiva que tenemos podría estar en función de producir para el mundo, porque podemos lograr una amplia cobertura de inmunización en Cuba. Para ello necesitamos los acuerdos que nos permitan financiar esto. Si pudiéramos movilizar recursos financieros de otras fuentes sería hasta más conveniente para países pobres, porque podríamos hacer cooperaciones triangulares», subrayó.

La Internacional Progresista fue creada por The Sanders Institute y la coalición europea DiEM25 «para movilizar a las personas de todo el mundo para transformar el orden global y las instituciones que lo conforman».

Anunciada en 2018 en un evento del The Sanders Institute al que asistieron figuras del progresismo como Naomi Klein, Cornel West, Fernando Haddad y Ada Colau, fue lanzado en 2020.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%