Un usuario cubano trata de conectarse a la red wifi

En las últimas horas, numerosos usuarios de ETECSA han reportado el bloqueo de redes VPN, usadas habitualmente por los cubanos para esquivar la censura de contenidos de Internet en la isla.

Horas despues de que la “caída” de la red de mensajería Telegram suscitara numerosas protestas y hasta una declaración de la compañía precisando que no eran ellos los culpables de la interrupción del servicio, muchos cubanos han empezado a reportar problemas con el acceso a varias de las redes VPN, que ayer se usaron justamente para esquivar la presunta censura a Telegram, una de las aplicaciones más populares en la isla.

Las VPN (siglas en inglés de Redes Virtuales Privadas) son una alternativa de conexión que permite desde no dejar trazas de navegabilidad, hasta saltarse restricciones “tecnológicas” y evitar la censura y bloqueos geográficos de contenido. En el caso de Cuba, es una alternativa muy común para sortear el veto gubernamental contra una larga lista de sitios y webs independientes, incluida CiberCuba.

Desde el punto de vista de seguridad, una VPN aporta además una fortaleza extra al entregar los paquetes de datos cifrados, que no podrían ser interceptados por una wifi pública.

Aunque las Redes Virtuales Privadas son numerosas y se actualizan constantemente, al parecer el gobierno cubano ha comenzado a limitar el acceso a las más populares en la isla. Varias como Psiphon, Betternet, Orbot, Windscribe y Ultimate VPN se han reportado inaccesibles o con problemas de acceso desde la isla en las últimas horas. Otras aún continúan funcionando.

Internautas cubanos han expresado su temor ante un posible “apagón” informático en Cuba, similar al implementado por otros regímenes y gobiernos autoritarios. Las VPN, que gozan de una amplia popularidad en países como Venezuela, Bielorrusia o China, son una de las maneras de acceder a las webs con las noticias que estos gobiernos ignoran o distorsionan.

Justo este viernes la organización no gubernamental Freedom House hizo público su informe sobre la libertad de Internet a nivel global, Freedom on the Net, incluido un capítulo sobre Cuba redactado por el académico norteamericano Ted Henken.

El informe, que evalúa de manera objetiva las diferentes circunstancias de acceso a la Red en la isla, mantuvo la misma puntuación del año pasado: 22 puntos de 100, y una calificación de “País no libre”.

Henken se quejó en Twitter de que el informe resultaba inaccesible desde la isla.

Algunos usuarios han especulado sobre las causas de la presunta censura. Una convocatoria de cuentapropistas a una protesta pública este 31 de octubre, que circuló profusamente por Telegram, podría haber sido el detonante de la censura. Otros creen que el monopolio telefónico ETECSA “ensaya” distintos escenarios para un eventual corte puntual de la Internet en la isla en caso de revuelta o protesta social.

En septiembre, el ministro cubano de Comunicaciones, Jorge Luis Perdomo, aseguró que no había razones políticas para bloquear a la población el acceso a la información. El titular evitó mencionar que los cubanos no pueden leer medios de prensa independientes que escriben sobre la realidad cubana, como CiberCuba, que está bloqueado en la isla desde hace varios años.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.