Usan peces en los tanques de agua de Santiago de Cuba para controlar larvas de mosquitos ante falta de productos

Sierra Maestra

La aplicación de peces larvífagos a los tanques de agua es uno de los métodos que emplean las autoridades sanitarias de Santiago de Cuba para controlar la proliferación de larvas de mosquitos ante la escasez de productos como el abate y otros.

Sin embargo, en la ciudad se reconoce un incremento de la población con dengue. Solo en el área de Salud “Josué País”, que comprende los asentamientos ubicados entre San Juan y Soledad de Sevilla, hay unas 26 manzanas con transmisión de dengue debido a la elevada infestación del Aedes aegypti.

“Aunque no se está fumigando todo el universo, se mantiene el tratamiento focal a terrenos baldíos y al interior de las casas y entidades estatales del área. Además, se aplica a los tanques peces larvífagos, pero ojo, si bien este es un método biológico muy eficaz para controlar plagas de mosquitos, no siempre resulta efectivo porque suele durar unos 15 días, debido a que el agua llega con mucho cloro o las personas ponen a llenar los tanques hasta que se desbordan y se pierden los peces”, explica un reporte de la prensa oficialista local.

“Ya hace dos meses que se echó abate a todos los depósitos y no hay disponibilidad del producto para aplicarlo en cada visita del operario a la vivienda. Aunque su efectividad puede durar 60 días, muchos moradores han desechado el larvicida, dejando el agua almacenada a merced de los mosquitos”, señala.

El doctor Orlando Márquez Galán, vicedirector de Higiene y Epidemiología del “Josué País”, comentó que el área presenta una situación epidemiológica compleja por la elevada infestación del vector, el número creciente de casos sospechosos de dengue y de muestras positivas al virus DENV.

“Esto implica un retroceso, pues en las últimas seis semanas estuvimos en meseta; es decir, habíamos logrado detener el incremento de casos”, aseguró. El índice de infestación de Aedes aegypti en el área es de 1.1, un valor muy superior al máximo permisible para prevenir un brote de arbovirosis, que es de 0.05.

En lo que va de ciclo, se han detectado 104 focos, 92 en viviendas, y 107 personas a las que se les confirmó la infección por virus del dengue (DENV), con la alta probabilidad de que, a su alrededor, surjan nuevos casos. Como promedio, diariamente al menos 40 personas reciben atención médica por síntomas aparentes de la enfermedad.

“Hoy estamos en un retroceso condicionado, fundamentalmente, por la escasez de recursos, como insecticidas y abate, para cumplir eficazmente nuestra estrategia de control vectorial”, dijo Márquez.

El galeno además llamó la atención sobre riesgos ambientales como microbasurales, salideros, obstrucciones y vertimientos en sótanos de edificios, los cuales no se eliminan en un breve tiempo.

“Hay demoras debido a que Aguas Santiago también afronta limitaciones de recursos y equipamiento, por tanto, prioriza los lugares con peor situación en el municipio. Algo similar ocurre con Mantenimiento Constructivo, que debe dar tratamiento a los sótanos y la escasez de materiales hace que pasen las semanas, incluso meses, sin que los problemas se resuelvan”, dijo.

“Servicios Comunales es la entidad que más rápido actúa porque no requiere de equipamiento ni de tantos insumos para realizar el saneamiento de la vía pública y la recogida de desechos sólidos”, agregó.

TOMADO DE CUBITANOW

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%