Una feria «para el noticiero» en las afueras de la Plaza de Carlos III

La cola se extendía a varias cuadras del lugar y estaba fuertemente vigilada por militares y policías 

El área de venta se encontraba acordonada, consistía en varias carpas ubicadas en los portales de la zona. (14ymedio)

Este sábado una feria comercial paralizó el tráfico en la avenida frente a la Plaza de Carlos III. Con la participación de varias sucursales de CIMEX, y luego de más de dos años que no se organizaban este tipo de eventos en el complejo de tiendas, comenzó la venta en la mañana entre reclamos de la población y abundante presencia policial.

La oferta era variada: aceite, champú, desodorante, refrescos enlatados, compota, entre otros productos. El problema se encontraba en la cantidad disponible, muy pobre y daba la impresión de que pronto se agotaría. Alguna mercancía, prácticamente desaparecida o de muy escasa venta en las tiendas en moneda nacional como los artículos infantiles, se estaban comercializando a elevados precios. Una pequeña mochila tenía un costo de 495 CUP mientras algunos juegos de mesa costaban alrededor de 400.

La cola se extendía a varias cuadras del lugar y estaba fuertemente vigilada por numerosos efectivos de la policía y del departamento de prevención de las Fuerzas Armadas, también era notable en las inmediaciones, agentes vestidos de civil que observaban atentamente todo lo que sucedía en los alrededores.

El área de venta se encontraba acordonada, consistía en varias carpas ubicadas en los portales de la zona, el acceso estaba controlado por los agentes del orden que recogían los carnés de identidad a las personas antes de acceder.

Mucha demora, aglomeraciones en la entrada, la cola avanzaba muy lentamente, un escenario que provocó quejas con el paso de las horas y muchos perdían las esperanzas de poder comprar. «Esta feria es solo para el noticiero, venden un poquito de cosas para hacer propaganda, pero esta cola no camina y hay pocos productos, probablemente no podamos comprar», comentaba una señora en la fila al ver que la policía tardaba demasiado en la organización.

Dentro de esa área de acceso restringido ocurrieron varios incidentes entre los uniformados y algunas personas que intentaban salir hasta la soga que delimitaba el lugar a buscar dinero. «Devuelva el dinero», le ordenó el policía a una mujer. «Es mi hermana, me trajo dinero porque no me alcanza para comprar todo lo que quiero», le explicaba ella. «Devuélvalo ahora», contestó en tono amenazante el policía. La mujer finalmente devolvió el dinero y, luego de una acalorada discusión, varios uniformados la condujeron detenida hasta una patrulla.

La oferta era variada, había aceite, champú, desodorante, refrescos enlatados, compota entre otros productos, el problema era la cantidad disponible. (14ymedio)

Este diario pudo comprobar que no existía en el lugar una observancia estricta del cumplimiento de las medidas sanitarias, algunas personas se bajaban la mascarilla para hablar o fumar y no se cumplía el distanciamiento entre los asistentes en medio de la multitud.

En Carlos III se han realizado otras ferias de este tipo en el pasado, aunque nunca con tanta afluencia de público, ni en medio de un operativo de vigilancia tan grande como el desplegado este sábado en la zona.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%