Una familia cubana pierde su casa tras un incendio y ocupa un círculo social en Holguín: ‘solo pedimos ayuda’

  • Categoría de la entrada:Cuba / Holguín
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

‘Me siento desamparada, en el aire, no sé qué hacer’, dice una madre con dos hijos pequeños y amenazados con una multa si no abandonan el local.

Una madre cubana en el lugar donde estaba la vivienda que perdió tres meses atrás.. EL GUAJIRO DE SAGUA/FACEBOOK

Una familia campesina cubana con hijos pequeños perdió su precaria casa tras un incendio presuntamente provocado y se trasladó a un círculo social perteneciente a la Empresa de Comercio y Gastronomía de Micara, del municipio Frank País, provincia de Holguín. Allí estos cubanos se encuentran en un espacio sin paredes y parcialmente techado con láminas de zinc, y bajo amenazas de multa si no lo abandonan.

La situación de la familia, que perdió su vivienda hace tres meses, fue publicada en el blog de El guajiro de Sagua (de Tánamo). Yunior, un campesino despedido de la cooperativa donde trabajaba, su esposa y tres hijos, dos de ellos pequeños, decidieron ocupar hace una semana el local estatal.

Según relata el matrimonio, vivían provisionalmente en una vivienda prestada por un amigo, pero tuvieron que abandonarla.

«Siempre he confiado en este país, pero también en la justicia», dijo la esposa de Yunior. Sin embargo, añadió que ni la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), ni el Gobierno municipal, ni el Partido Comunista les han ofrecido respuestas.

«Soy madre de tres hijos y solo pido ayuda. Me siento desamparada, miren mi situación, no tengo dinero, no he comprado comida, me siento en el aire, no me han dicho nada, no sé qué hacer», señaló la mujer.

«No hay respuestas. Quiero que llegue este mensaje a todos. Llevamos días en estas condiciones, y hace tres meses que nos quemaron la casa, lo sabe el Gobierno, el Partido, la Policía. El Gobierno vino y nos dijo que aquí no podíamos estar o nos multarían con 3.000 pesos«, agregó.

«Yo lo que necesito preguntarles a ellos es por qué no nos dan una solución. Nosotros no tenemos nada ahora mismo, lo que quiero decirles es que me ayuden, yo ya no aguanto más«, dijo la joven madre.

Según explicó la familia, el amigo que les prestó una vivienda para que la habitaran mientras construían su propia casa, necesitó el domicilio y les pidió que se fueran de allí hace una semana. Sin otro lugar adonde ir, llevaron sus pertenencias a un círculo social cercano.

La mujer, por otra parte, calificó como una injusticia la expulsión de su esposo de la cooperativa donde trabajaba, lo que agrava la actual situación de esta familia campesina. 

«Botaron a mi marido del trabajo por vender unos frijoles que se estaban echando a perder. A él lo autorizó el Gobierno a vender la mercancía. Al final todos se limpiaron las manos y lo botaron a él. Lo dejaron sin un peso. No nos sentimos culpables», dijo.

La mujer atribuye el «incendio de su casa» a ese incidente. Según su testimonio, la Policía no ha determinado las causas del incendio ni los posibles culpables, en caso de que hubiera sido provocado.

«Solo quiero que se pongan en mis zapatos, que mis hijos están durmiendo a la intemperie, se me van a enfermar. Mi hija de 12 años me pregunta que si en Cuba no hay desalojos por qué ella, que es una niña, duerme así«, añadió la mujer.

«Hoy por hoy, ella dice ‘mami si los niños son la esperanza del mundo, por qué a nosotros nos han hecho sufrir tanto, nos hacen tantas cosas, por qué tenemos que pasar esto'», dijo la madre desesperada y aseguró que conoce de «viviendas vacías» en un poblado cercano.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.