Una empresa fantasma de los hermanos cubanos López-Calleja burla el embargo desde hace 37 años, según ‘El Nuevo Herald’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Acemex, con sede en Liechtenstein, ha cubierto a docenas de otras empresas vinculadas a Cuba.

Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja con su esposa e hijos. CORTESÍA DE LUIS DOMINGUEZ EL NUEVO HERALD

La empresa Acemex Management Company Limited, con sede en el paraíso fiscal de Liechtenstein desde 1984, ha servido durante los últimos 37 años al Gobierno cubano para esquivar el embargo comercial de Estados Unidos, según una investigación de El Nuevo Herald.

Ahora se revela cómo una red de empresas ficticias ocultas y jurisdicciones secretas permitieron a Fidel y Raúl Castro, y ahora a sus sucesores militares, pedir dinero prestado y comprar, vender y fletar los barcos con productos químicos, combustible y suministros de construcción necesarios para edificar el sector turístico y exportar minerales.

Acemex opera bajo el manto de los hermanos Guillermo Faustino y Luis Alberto Rodríguez López-Calleja, este último general de brigada al frente del conglomerado militar GAESA e incluido en la lista negra de Estados Unidos en 2020.

Esta entidad sirvió como consorcio paraguas para cubrir a docenas de otras empresas vinculadas a Cuba, cuyos lazos con la Isla tenían que ser disimulados para operar eficazmente. 

A través de Acemex, los hermanos ampliaron el control de los militares cubanos sobre la actividad económica y concentraron en pocas manos el transporte marítimo y la logística mundial de Cuba, señala El Nuevo Herald.

Además de proporcionar a los prestamistas y empresas europeas y asiáticas un grado de cobertura a la hora de operar en Cuba, las empresas ficticias también abrieron oportunidades para que los gobernantes se enriquecieran, añade la publicación.

Acemex se encuentra en la cúspide de la pirámide naviera cubana, pero en 2019 la Cámara de Comercio de Cuba se refirió a esta como una «empresa extranjera» de Liechtenstein que administra «negocios marítimos y financieros«. En el registro de sociedades de Liechtenstein, Acemex cita domicilios en La Habana para sus directores.

Acemex «administra» varias otras empresas ficticias –incluyendo algunas bajo sanciones de Estados Unidos– que compran y venden barcos y mueven carga, fletan embarcaciones y tripulaciones bajo banderas de otros países, según la investigación.

Así, la mano de obra barata proporcionada por los marineros cubanos permite a La Habana, con problemas de liquidez, obtener beneficios en las operaciones, especialmente porque Acemex factura en dólares, pero paga al personal cubano en pesos.

Un rastro hasta Hong Kong

Tras un reportaje en febrero sobre Luxemburgo, numerosas fuentes se presentaron para revelar el papel de Acemex y cómo ayuda al Gobierno cubano a ocultar sus actividades. Aportaron documentos privados e incluyeron cuatro fuentes con conocimiento de primera mano de las operaciones de Acemex. Todos exigieron el anonimato por temor a represalias, precisó el medio miamense.

Los documentos de Acemex no citan un presidente o propietario. Sí mencionan a Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja como presidente de Marsea Holdings y miembro administrativo de Finsale Company Ltd., Gilmar Project Finance y NorthSouth Maritime Co. Ltd. Estas cuatro empresas son descritas por las fuentes con conocimiento de primera mano como relacionadas con las filiales operativas de Acemex, explica El Nuevo Herald.

En esas empresas, le acompaña Andrés Ernesto Muñoz Campos, quien también aparece en documentos corporativos con Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja en Luxemburgo, Londres y la empresa Caroil Transport Marine Ltd., registrada en Chipre. Caroil fue incluida en la lista negra de Estados Unidos en 2019 por ayudar a Venezuela a saltarse las sanciones estadounidenses a su petrolera estatal.

La información y los documentos privados de Liechtenstein condujeron al registro corporativo de Hong Kong, donde también se constituyó Acemex en septiembre de 2007. En esos documentos figura Liechtenstein como su domicilio social principal y Guillermo Faustino como director.

Una fuente de la industria marítima occidental que ha trabajado estrechamente con el Gobierno cubano dijo al diario miamense que la incorporación de Hong Kong correspondió con la decisión de La Habana de cambiar sus exportaciones de minería de níquel a China.

Diseñado para ocultar

Guillermo Rodríguez López-Calleja dirige dos empresas sancionadas —Anglo-Caribbean Shipping Company Limited y Caroil Transport Marine Ltd—, pero ni Acemex ni él han sido objeto de sanciones.

Nordstrand Maritime & Trading, que figura en la lista negra del Tesoro estadounidense desde al menos 1986, también está vinculada a Acemex. Nordstrand cambió su nombre por el de NorthSouth Maritime.

Las sanciones financieras estadounidenses están diseñadas para que a cualquier empresa que haga negocios con una empresa castigada puedan embargársele sus activos en Estados Unidos. Esta es la razón por la que Acemex es importante. Ayuda al Gobierno cubano a obtener préstamos o seguros marítimos de formas más difíciles de rastrear.

«Una de las cosas que hizo Acemex fue convencer a los bancos de que le prestaran dinero para comprar barcos. Para ello, tenían que decir a los bancos que no eran cubanos«, explicó una de las fuentes citadas por El Nuevo Herald.

Según la fuente, en el caso de Acemex «era un secreto a voces que todas estas empresas pertenecen al Ministerio de Transporte«.

Otra fuente dijo que, antes de que Guillermo Faustino tomara el mando, los ingresos de Acemex utilizados para fletar buques y cubrir gastos se mantenían en Grecia, en el Banco Financiero Internacional (BFI) en La Habana o en el Havana International Bank en Londres, de propiedad cubana y sancionado por Estados Unidos, actualmente denominado Havin Bank.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.