Una campesina cubana explota: ‘Me pides sacrificio mientras tus precios siguen clavados en mi sudor’

Una ‘guajira’ de Santo Domingo, en Villa Clara, califica a quienes ponen los precios en Cuba como ‘seres de otra galaxia’.

Precio estatal de un rollo de alambre de púas en Cuba. GLORIA MUÑOZ/FACEBOOK

Una campesina cubana explotó en sus redes sociales por el precio «de horror» (5.760CUP) con que se vende a los productores de la Isla un rollo de 150 metros de alambre de púas.

En una publicación en Facebook, Gloria Muñoz del Toro emitió su «opinión guajira» sobre lo que está ocurriendo a la generalidad de los campesinos cubanos, atados por un Gobierno que les pide constantemente «sacrificios» y más producciones.

«Puedo gritar ‘alabado’ como la famosa protagonista de los muñequitos cubanos, para no gritar la palabrita que me pica en la punta de la lengua. Madre mía, cómo se le ocurre a nadie que un campesino pueda pagar ese precio por un rollo de alambre«, lamentó. 

«Me piden a mí sacrificio, me piden a mí que baje los precios y mientras tus precios siguen clavados en mi sudor, en los cayos de mis manos, en mis horas de sol, en mis noches de desvelo cuidando mis producciones y animales para que no se los roben, en mis días bajo la lluvia o en mis pies húmedos toda la mañana por el rocío, sin que logre protegerlos con un par de botas de goma, porque también su precio es de horror», escribió. 

«¿Saben acaso de mi enclaustramiento en la finca sin poder siquiera asistir a una playa o viajar a ver a la familia por unos días? ¿Tienen idea los que ponen estos precios cuantos rollos de alambre lleva un pequeño cuartón para ganado menor; cuánto alambre se necesita para cercar los potreros?», cuestionó.

«Hoy más que nunca estoy segura de que el desconocimiento es enorme por lo que creo sin temor a equivocarme que la gente de los precios son extraterrestres. A los científicos del mundo y amantes de la ufología, confirmado, en Cuba hay montones de seres venidos de otra galaxia. Pasen por el Ministerio de Finanzas y Precios, allí los encontrarán«, concluyó.

La Tarea Ordenamiento ha golpeado a la mayoría de los cubanos. Sus efectos son más que determinantes en la vida cotidiana del país. Los cubanos se quejan del alza de los precios, que cada vez más productos, incluidos los alimentos y de aseo, solo se encuentran en las tiendas en moneda libremente convertible (MLC) y que la subida salarial de poco sirvió en la Isla. Pero en ningún otro lugar de Cuba esto es más visible que en el campo.

Aunque frente a la grave escasez de alimentos sea una ventaja tener un pedazo de tierra, para los campesinos y sus familiares se han incrementado los problemas. 

Un asunto que golpea con particular dureza a los productores agrícolas es el desfase entre el nivel de incremento de los precios de los productos agrícolas y el de los insumos necesarios para su producción, que solo vende el Estado. Desde enero de 2021, los precios de venta de los alimentos que el campesino produce se incrementaron entre dos y tres veces, mientras que los insumos que proporciona el Gobierno lo hicieron entre cinco y diez.

Actualmente el salario mínimo en Cuba es de 2.100 pesos. El precio del rollo de alambre que generó la denuncia de Muñoz equivale a casi tres salarios mensuales de un trabajador de la «agricultura, ganadería y silvicultura». Este sector, según la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), encabeza la lista de actividades económicas del país con 802.500 trabajadores.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%