Un vecino, el presunto culpable del homicidio de un niño cubano en Las Tunas

Un vecino sería el presunto responsable de arrebatarle la vida al niño cubano Darío Leyva Acosta, en Las Tunas.

El cadáver de Leyva Acosta llegó a su domicilio, ubicado en el poblado de Maniabón, en Puerto Padre, Las Tunas, el lunes a las 3 y 50 de la tarde. Foto: Composición de CPEM

Un vecino sería el presunto culpable del homicidio del niño cubano Darío Leyva Acosta, de 14 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado lunes sin vida, luego de haber sido reportado como desaparecido.

El cadáver de Leyva Acosta llegó a su domicilio, ubicado en el poblado de Maniabón, perteneciente al municipio de Puerto Padre, en Las Tunas, el mismo lunes a las 3 y 50 de la tarde, procedente de Medicina Forense, allí lo esperaba una multitud de personas que se consternaron con su muerte.

El poblado de Maniabón, de al menos 6 mil 300 habitantes, permanecía en vigilancia desde el domingo, cuando fue dada la alarma de desaparición del menor de 14 años de edad, cuya búsqueda terminó la mañana del lunes con el hallazgo de su cádaver.

Según se conoció, el cuerpo de este niño cubano había sido sepultado a flor de tierra y cubierto con ramas, en un sitio donde se extrae relleno llamado La Balastrera, ubicado en las inmediaciones del poblado.

El teléfono celular, podría ser el móvil del asesinato del niño cubano

El medio independiente CubaNet indicó que, Leyva Acosta, salió junto a su vecino de 24 años de edad, a cazar con tirapiedras, en dicho momento llevaba un teléfono celular, que le fue sustraído, del cual se realizó una llamada luego de la muerte del joven, cerca de las 03:00 de la tarde del domingo.

Varios testimonios indicaron al medio antes citado que, en el lugar donde fue hallado el cuerpo del adolescente cubano, se encontró el mango del tirapiedras que llevaba el menor.

Al vecino con el que este niño cubano salió de su casa, le fueron ocupadas las ligas del tirapiedras del menor, y ahora se encuentra en la Unidad Provincial de Operaciones e Investigaciones Criminales de Las Tunas, como el presunto autor del crimen.

Es importante mencionar que, el cuerpo de Darío Leyva Acosta, quien era estudiante de noveno grado, fue sepultado a las 05:00 de la tarde de forma imperiosa, debido a las circunstancias de su muerte, donde el presunto móvil sería por el teléfono celular.

El niño, de 14 años de edad, era hijo único de un matrimonio formado por una ama de casa y un trabajador agrícola a cargo de labores de autoconsumo en una cooperativa cañera. 

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%