Un tribunal de España encuentra culpable a un militante pro régimen de Cuba por agredir a un activista

El cubano Claudio Gaitán Garmendía comentó tras el juicio: ‘Espero que esto sea un precedente para todas las personas’.

El acusado David Rodríguez (centro, con los brazos cruzados) ante la sede del tribunal. ASOCIACIÓN VALENCIANA DE AMISTAD CON CUBA JOSÉ MARTÍ / FACEBOOK

La Audiencia Provincial de Valencia halló culpable a David Rodríguez, presidente de la denominada Asociación Cultural José Martí de esa ciudad de España, quien agredió en enero pasado a un activista cubano que se manifestó frente a la sede local del partido Esquerra Unida.

De acuerdo con la activista cubana residente en España Salomé García Bacallao, Rodríguez, quien junto con la organización que dirige apoya al régimen de Cuba, «fue declarado culpable y tendrá que pagar una indemnización de 80 euros, cuando se haga firme la sentencia».

El condenado dio un manotazo al teléfono del activista cubano Claudio Gaitán Garmendía, cuando hacía una transmisión en directo frente al local donde el grupo desarrollaba una actividad a la que asistía el cónsul de Cuba en Barcelona, Alain González González.

En esa ocasión, los activistas cubanos, entre los que estaba García Bacallao, se plantaron al otro lado de la calle con una pancarta donde se leía «En Cuba hay niños presos políticos», en reclamo por los menores encarcelados por manifestarse en la Isla.

La agresión de Rodríguez quedó registrada por Gaitán Garmendía, que junto con sus acompañantes hicieron la denuncia a la Policía española. 

Después de la vista oral, el activista comentó desde la sede del tribunal: «Espero que esto sea un precedente para todas las personas. Cuando los cubanos que vivimos fuera de Cuba hacemos una manifestación e intentamos defender nuestros derechos, sepan los que intentan agredirnos que esto no es Cuba, aquí a la hora de agredir hay que responder por ello».

Asimismo, en referencia a una agresión semejante del ministro de Cultura de Cuba Alpidio Alonso contra el periodista de DIARIO DE CUBA Mauricio Mendoza, apuntó: «La suerte que corrió el aún ministro Alpidio Alonso no es algo que se pueda retirar en un país con estado de derecho».

Según indicó García Bacallao en un hilo en Twitter, su hermana, que asistió como testigo del juicio, señaló que «los testigos de Rodríguez admitieron el intento de arrebatar el móvil y luego trataron de retractarse».

Por su parte, desde la sede del tribunal, miembros de la Asociación Cultural José Martí que el acusado preside se reunieron para apoyarlo. En sus redes sociales, con varias banderas cubanas desplegadas, reportaron: «Hoy hemos estado en la Ciudad de la Justicia apoyando al compañero David Rodríguez, referente de la solidaridad con Cuba y la Revolución, que ha sido acusado de agresión en una maniobra perpetrada por los intereses de quienes quieren dañar a Cuba y la solidaridad internacional».

David Rodríguez, quien fuera coordinador general de Esquerra Unida en el País Valencià y profesor de escuela pública, se vio envuelto en un escándalo en 2017 por asistir a los funerales de Fidel Castro en La Habana pagando sus gastos con fondos públicos.  

Esquerra Unida del País Valencià, federación de la organización política española Izquierda Unida, de ideología marxista y parte del partido político Unidas Podemos desde 2019, justificó a Rodríguez en ese entonces asegurando que su viaje había sido como parte de la Asociación Cultural José Martí para «ampliar y fortalecer la solidaridad alicantina con Cuba».

El régimen de Cuba fomenta desde hace décadas lo que denomina «grupos de solidaridad», cuyas acciones coordina el estatal Instituto de Amistad con los Pueblos (ICAP), que dirige el ex espía condenado y encarcelado en EEUU Fernando González Llort.

Los miembros de esos grupos realizan turismo político en condiciones de privilegio en la Isla y difunden la propaganda de La Habana. A través suyo el régimen intentó promover sin éxito la candidatura de sus brigadas médicas exportadas a decenas de países al Premio Nobel de la Paz.

Coordinados con La Habana, los encargados de lanzar la candidatura fueron en 2020 los movimientos Cuba Linda y Francia Cuba, grupos que organizan viajes de turismo a Cuba. 

Así lo reconoció en marzo de 2021 la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN), al reportar que la campaña mundial comenzó en Europa, a pesar de que Miguel Díaz-Canel asegurara que la iniciativa había nacido del colectivo estadounidense Code Pink.

Cuba Linda, agencia de viajes con disfraz de «grupo de solidaridad» que desde 1998 hace reservaciones para turistas franceses y tramita la carta de turista necesaria para los vacacionistas ante la Embajada de Cuba en ese país, cobrando 22 euros extra, fue incluso reconocida luego por el ICAP.

En premio a sus servicios, ese organismo estatal entregó el sello conmemorativo por sus 60 años de creado al francés Didier Lalande, presidente de Cuba Linda.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%