Un soldado ruso capturado en Ucrania tras la invasión pide ‘perdón’ y ‘misericordia’

Human Rights Watch advierte que las leyes de la guerra prohíben humillar o convertir a los prisioneros de guerra en objeto de curiosidad pública o ridículo.

Astajov Dmitry Mijailovich, soldado ruso capturado en Ucrania. UNIAN

Un soldado ruso capturado por Ucrania denunció la agresión de su propio Gobierno y suplicó a los ucranianos que muestren «misericordia» con sus compatriotas, según un video que se ha hecho viral en redes sociales.

El jueves pasado, la agencia de noticias Unian de Ucrania organizó una conferencia de prensa con tres prisioneros rusos. Sin embargo, las imágenes del evento se compartieron ampliamente este lunes y el foco de atención lo ha tenido Astakhov Dmitry Mijailovich, quien se presentó como teniente coronel en la unidad especial de respuesta rápida de la Guardia Nacional Rusa.

Según publicó New Zeland Herald, Mijailovich dijo que estaba hablando libremente, que sus comentarios no habían sido prescritos y tampoco el resultado de la presión o intimidación de sus captores ucranianos.

En un recuento de los primeros días de la invasión, dijo que la orden de entrar en Ucrania había llegado repentinamente, tomando a su unidad por sorpresa. A él y a sus camaradas les dijeron que Ucrania estaba «dominada por un régimen fascista», que «los nacionalistas y los nazis habían tomado el poder» y que el pueblo de Ucrania necesitaba ayuda para deshacerse de ellos.

«Por supuesto, tenemos internet, a veces obtenemos algo de otras fuentes. Teníamos algunas dudas. No sabíamos la situación con certeza», dijo.

En palabras del oficial, esas dudas se acentuaron cuando sus boxeadores favoritos Oleksandr Usyk y Vasiliy Lomachenko —que son ucranianos— anunciaron que lucharían contra la invasión.

«Siento vergüenza de haber venido a este país. Siento vergüenza. No sé por qué lo estábamos haciendo. Sabíamos muy poco. Trajimos tristeza a esta tierra. Iremos a la cárcel o lo que nos merezcamos. Estamos listos para cualquier cosa», dijo Mijailovich.

Añadió que sentía «lástima» por la gente en Rusia, que está «mal informada».

«Algunos ni siquiera tienen internet. No tienen alternativa (a los medios estatales). Les lavan el cerebro constantemente», afirmó en el video.

«Tal vez realmente merecía aprender esta lección, así que finalmente pude ver y tratar de contárselo a los que están en Rusia. No se dan cuenta de lo que está pasando aquí. Para los que ven este video: pueden pensar lo que quieran sobre mí, que fui forzado, intimidado o que el texto fue preparado de antemano. Lo que sea. Se lo diré directamente. Si alguien viniera a mi territorio, haría lo mismo que hicieron estas personas (los ucranianos). Y estaría en lo correcto. Y lo están ahora. Mientras, tengo que sentarme aquí y ofrecer excusas«, afirmó.

El viernes pasado, el régimen de Vladimir Putin tomó medidas para bloquear el acceso de los ciudadanos a Facebook y a los principales medios de comunicación extranjeros.

Moscú también promulgó una ley para castigar a cualquiera que difunda lo que llaman «información falsa» sobre la invasión con hasta 15 años de prisión. Miles de rusos ya han sido arrestados por protestar contra la guerra.

Mijailovich procedió a dirigirse directamente a otros miembros de las fuerzas armadas rusas.

«Chicos, sean valientes. Es más fácil para mí, ya estoy en esta situación. Están en una situación tensa, yendo en contra de su propio comandante. Pero esto es un genocidio«, dijo Mijailovich.

«Podemos invadir el territorio, pero no podemos invadir a la gente. No podríamos mantener este territorio, y el vacío total estaría a nuestro alrededor. Nadie hablaría con nosotros, y eso sería justo. Un ruso se avergonzaría de confesar que es ruso», añadió.

«Te lo ruego, detente antes de que sea demasiado tarde. Danos la oportunidad de volver a casa. Toma la decisión correcta. Vuelve a casa. Nuestra tarea es evitar la destrucción total de estas dos naciones», djo.

«No puedo encontrar las palabras para pedir perdón al pueblo ucraniano«, dijo Mijailovich, y agregó que «entendería» si Rusia nunca fuera perdonada.

Sin embargo, instó a Ucrania a seguir entregando vivos a los combatientes rusos, capturándolos en lugar de matarlos. En los momentos finales del video, otros dos soldados rusos que intervienen muestran señales de heridas en el rostro.

Andrew Stroehlein, director de Medios Europeos de la ONG Human Rights Watch, advirtió que las leyes de la guerra prohíben estrictamente humillar o convertir a los prisioneros de guerra en objeto de curiosidad pública o ridículo, en un hilo en el que hizo referencia a materiales como el video viral de Mijailovich.

«Aunque en algunos videos puede parecer que los prisioneros de guerra son libres de hablar como lo deseen, otra fuerza militar los mantiene cautivos y es casi imposible juzgar a partir de un video las condiciones que enfrentan«, señaló.

Además, recordó que esta prohibición «protege a las familias de los soldados en su país de origen que pueden enfrentar represalias si se sabe que sus familiares han sido capturados».

«La obligación internacional recae sobre los estados para defender estos estándares, por supuesto, pero los medios de comunicación e incluso los individuos tienen un papel que desempeñar«, concluyó.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%