Un posible acuerdo de Alex Saab con la Justicia de EEUU genera preocupación política en América Latina

Anuncios

El testaferro de Nicolás Maduro tiene 30 días para definir si cooperará, mientras su familia permanece ‘secuestrada’ en Caracas.

Alex Saab comparece para declarar por videoconferencia ante el juez federal del Distrito Sur de Florida. @AGUSANTONETTI / TWITTER

El empresario colombiano Alex Saab, recién extraditado a Estados Unidos, tiene 30 días para decidir si coopera con la Justicia estadounidenses. Los presuntos secretos que guarda sobre Nicolás Maduro y su implicación con figuras de la política latinoamericana suscitan preocupaciones en Colombia, Bolivia, Perú, entre otros países, informó el sitio informativo Infobae.

El 25 de julio de 2019 la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al ciudadano colombo-venezolano como organizador de una red de corrupción y lavado de activos en favor del venezolano Nicolás Maduro y su régimen

Saab fue detenido en Cabo Verde el 12 de junio de 2020, mientras viajaba a Teherán a cerrar negocios de intercambio de oro venezolano por petróleo iraní.

Hoy el empresario se encuentra recluido en una cárcel federal estadounidense, acusado de tomar beneficios en 22 contratos sobrevaluados, fraude reiterado y agravado por haber sido cometido con el programa de alimentos del Gobierno venezolano conocido como Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)

El medio recordó que la cadena de ilícitos que se le imputan refiere a una aceitada red de empresas fantasmas con las que lavó cientos de millones de dólares provenientes de la corrupción del régimen chavista utilizando el sistema financiero y bancario de Estados Unidos y de varios países del mundo.

En la misma causa, la justicia federal estadounidense también investiga a los tres hijastros de Nicolás Maduro, quienes recibieron dinero de Saab a cambio de contratos favorecidos por el Gobierno de su padrastro. Además, Saab estableció alianzas con funcionarios del régimen como Tarek El-Aissami y Diosdado Cabello para administrar una amplia red criminal que utilizó delictivamente perjudicando a la población de Venezuela.

Los oficiales del Tesoro apuntan también a varios funcionarios que están detrás de las redes de corrupción de Maduro y a la estructura de empresas fantasmas beneficiadas por los negocios ilegales controlados por las fuerzas armadas bolivarianas. La corrupción en el programa CLAP permitió que Maduro y sus familiares sustrajeran cientos de millones de dólares en provecho propio, según la investigación. En esa operatoria, se sospecha que Saab lavó millones de dólares para el régimen en Miami y Nueva York violando las leyes federales estadounidenses.

Según Infobae, tres años después de ser sancionado por la OFAC y cuando Estados Unidos acaba de publicitar una recompensa millonaria por información que lleve a la detención de Álvaro Pulido, el socio de Saab, oficiales de las agencias a cargo de la investigación que se instruye en la Florida contra el testaferro del dictador caribeño comienzan a manejar nuevos nombres de políticos y funcionarios de varios gobiernos latinoamericanos como probables involucrados en las redes criminales de Saab y el régimen venezolano.

El medio cita a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, los exmandatarios peruano Ollanta Humala y el boliviano Evo Morales Ayma.

Mientras Alex Saab continúa detenido en Estados Unidos por orden del juez John O ‘Sullivan, que le negó el beneficio de la libertad bajo fianza, en Venezuela la familia de Saab «está secuestrada», según la revista Semana.

«No solo en Caracas deben preocuparse; varios ex-gobernantes de países latinoamericanos deberían estar atentos a lo que suceda con él«, dijo a Infobae una fuente de la oficina del FBI de la Florida que pidió anonimato.

Dado que Saab también tiene nacionalidad colombiana, esta semana las autoridades judiciales de la Florida comenzaron a trabajar conjuntamente con la justicia de Colombia, la que también lo investiga por los mismos delitos y por concurso real que incluye lavado de dinero y estafas agravadas.

Más informes de funcionarios judiciales y agencias antidrogas colombianas fueron remitidos esta semana a sus pares estadounidenses. Allí se describe la operatoria de las redes criminales que dirigía Saab, pero también las identidades de un número de personas involucradas no solo en Venezuela y Colombia, también hay nombres de Argentina, Bolivia, Brasil, Irán, Italia, México, China, Perú, Turquía, Rusia, Emiratos Árabes, Bahamas y Panamá.

La posición actual de Saab es muy comprometida, su situación legal le ofrece pocas alternativas, señala el medio argentino. 

Mientras se tramitaba su extradición, Saab tuvo conversaciones extraoficiales que podían considerarse como una predisposición a colaborar con las autoridades del Tesoro y con la agencia antidrogas estadounidense (DEA); pero Saab y sus abogados no consideraron que una vez llevada a cabo su extradición, su actual esposa (la italiana Camila Fabri) y sus dos hijas pequeñas quedarían retenidas en Venezuela bajo «el cuidado» de Maduro.

Entre el lunes y el martes de esta semana las autoridades federales han mostrado a Saab y su abogado la enorme cantidad de evidencia en su contra, según Infobae.

La fuente consultada por Infobae indicó extraoficialmente que se le otorgaron 30 días para que defina su posición para colaborar con la justicia.

Maduro calificó la extradición del colombiano como un secuestro y un abuso del imperialismo estadounidense.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.