Un informático pudiera ser millonario si se acordara de una contraseña

Solo le quedan dos intentos para recuperar o perder para siempre 220 millones de dólares en bitcoins.

Stefan Thomas, el ‘casi’ millonario YOUTUBE

Un informático alemán de nombre Stefan Thomas está a a punto de perder su título de millonario por haber olvidado la contraseña del disco duro donde guardaba 220 millones de dólares en bitcoins. Su disco duro está programado para 10 intentos de contraseña, de los cuales el dueño ya ha gastado ocho sin éxito.

Stefan, quien reside en la ciudad estadounidense de San Francisco, guardaba un total de 7.002 bitcoins en su dispositivo, al cual aseguró mediante un programa de claves. Sin embargo, la contraseña específica para acceder a su moneda virtual la anotó en un papel que perdió hace años.

Según declaró el propio informático a The New York Times, había conseguido esas criptomonedas en 2011, cuando el valor de estas eran muy inferiores al actual y su uso aún no se había extendido en el mundo como hoy día. Por entonces ese era el pago que le habían dado por la realización de un video explicativo sobre el uso y futuro del bitcoin.

En los primeros días de enero, el bitcoin alcanzó su máximo histórico de valor respecto al dólar, llegando a equivaler cada uno a 31.328 dólares. Aunque el valor de la criptomoneda es bastante fluctuante y tiende también a bajadas, se mantiene a más del 50% de su valor de hace un mes.

La mejor seguridad es la memoria

El 20% de los bitcoins en el mundo están en carteras perdidas a las que nadie puede acceder, ni siquiera sus propios dueños, según la empresa de análisis de criptomonedas Chainalysis. Justamente una de las principales causa de esto es que sus dueños olvidan las contraseñas de las carteras donde las guardan.

A diferencia del resto de las monedas, el bitcoin está protegido severamente por programas informáticos y redes de computadoras que nunca paran de funcionar. Estas son las encargadas de proteger las transferencias y compras, sin embargo, al no tener una estructura localizada y centralizada, pone el dinero de cada poseedor a su propio resguardo.En otras palabras, cada propietario es su propio banco.

El sistema de algoritmos que sostiene la criptomoneda entiende que nadie puede protegerla mejor que el propio dueño. Si bien este mecanismo pone al bitcoin a prueba de robos, al parecer obvia un pequeño fallo: la memoria humana.

El caso de Stefan resulta aleccionador y ha llamado la atención de varios medios internacionales. Sin embargo, él no parece muy contento con esto.

«No quiero que me recuerden cada día que lo que tengo ahora es una fracción de lo que podría tener y que he perdido», confesó a The New York Times.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%