Un hotel dañado por el huracán Ian está listo para la temporada alta, mientras Pinar del Río sigue a la espera

Villa Horizontes Soroa tiene en óptimo estado 36 habitaciones para recibir turistas en uno de los parajes más hermosos de Cuba.

La Villa Horizontes Soroa, lista para la temporada alta. AGENCIA CUBANA DE NOTICIAS

Mientras el Gobierno cubano reconoce que la recuperación de los daños por el azote del huracán Ian no avanzan al ritmo necesario en Pinar del Río, las autoridades de Artemisa, provincia vecina también golpeada por el fenómeno meteorológico, anunciaron el alistamiento del centro turístico Villa Horizontes Soroa para la temporada alta de turismo.

De acuerdo con un reporte de la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN), ya esa instalación, una de las más populares de la provincia, «se repuso de los daños provocados por el huracán Ian con el concurso de sus trabajadores y está lista para la temporada alta del turismo que inicia el primero de noviembre».

Rubén Montano García, director general de la instalación, dijo que cuando el 27 de septiembre el territorio recibió los embates del huracán, allí «fueron dañadas las cubiertas de las casetas de dos grupos electrógenos y del almacén de artículos ociosos y de lento movimiento, así como la vegetación y cerca perimetral».

También sufrió la carpintería de la habitación 18, las piscinas y la cubierta del Castillo en las Nubes, una conocida atracción de la zona, pero ya todos fueron recuperados.

Por ello, se encuentran listas en Villa Horizontes Soroa, cercana a una de las zonas de mayor atractivo turístico de Cuba, ubicada en la Sierra del Rosario, aledaña al Orquideario y al célebre salto de agua de 21 metros de altura, 36 habitaciones para clientes.

También las comunicaciones y el servicio eléctrico fueron restablecidos, mientras que se sustituyó el mobiliario del restaurante y se habilitó una nueva terraza para el lobby bar del hotel.

Asimismo, dos de los cuatro senderos interpretativos de la naturaleza ya están disponibles para los vacacionistas, aunque otros siguen afectados por la caída de árboles y deslaves de tierra debido al impacto del huracán.

La noticia contrasta con el retraso en la recuperación de Pinar del Río, donde a inicios de semana casi 90.000 personas seguían sin servicio eléctrico, según cifras oficiales.

El lunes, el primer ministro Manuel Marrero pidió «agilizar el tema de la vivienda» en ese territorio, puesto que de las 108.723 afectaciones reportadas apenas han sido resueltas 2.738. Solo los derrumbes totales allí pasarían de 14.000.

Según el reporte del sitio oficial Cubadebate, más de 6.000 familias compraron materiales para la reparación de sus viviendas, pero 33.000 llenaron los formularios exigidos por las autoridades y no han ido a los puntos de venta.

Se desconoce cuántas familias perdieron todo en Pinar del Río por el azote del huracán categoría 3. El Gobierno ha alabado los trabajos de brigadas de todo el país que laboran en el territorio, sobre todo en el restablecimiento del servicio eléctrico, mientras Miguel Díaz-Canel ha realizado recorridos por algunas zonas, con amplia cobertura noticiosa, como parte de su campaña de limpieza de imagen.

No obstante, según fuentes en las zonas afectadas, muchas familias han tenido que reparar lo que quedó de sus viviendas con medios propios o siguen albergadas en casas de familiares y amigos, mientras sobreviven con lo poco que consiguen para alimentarse.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%