Un grupo de Facebook aterroriza a dirigentes y represores oficialistas en un municipio de Holguín

Los ciudadanos de la localidad de Mayarí crean un grupo de Facebook para denunciar actos de corrupción de los dirigentes.

Una calle de Mayarí, en Holguín. DIARIO DE CUBA

Un nuevo grupo de Facebook local ha sido creado para Mayarí, un municipio del este holguinero, para exponer a los dirigentes oficialistas en supuestos actos de corrupción y usando pruebas audiovisuales para las denuncias. Al parecer como una «válvula de escape» ante las insatisfacciones populares con la crisis actual aguda y con las políticas fallidas del Gobierno.

El «escape» de la gente llegó con este espacio a la denuncia de actos de corrupción, doble moral y buena vida de dirigentes del Partido y del Gobierno local, administrativos de empresas municipales y las tramas de tráfico de influencias y cohechos que se forman en los círculos de poder. El impacto ha sido inmenso y en solo una semana ya el grupo tiene más de 4.000 miembros y gran actividad.

«Ese grupo está soplao, tiene a Mayarí en vilo. Todo el mundo revisando a ver a cuál de los descarados se denuncia en el día. Y los dirigentes temblando. Está bueno eso, que todo el mundo vea lo que ellos hacen y cómo viven mientras piden resistencia. Es una idea fenomenal, que sufran ellos también de alguna manera porque el pueblo está sufriendo demasiado», opinó Yoán, un joven barbero de la localidad.

Ismael, un bicitaxista, contó que el grupo «es la comidilla de todo el mundo. En la piquera lo revisamos mientras esperamos clientes y los clientes también lo comentan. Cuando pasamos frente a una oficina de alguno que salió en el grupo o se cruza el carro del jefe tal con nosotros, sale el tema. No tienen moral los dirigentes y ahora menos van a tener porque la caca que tenían medio escondida ya está regada en la calle, todo el mundo lo está viendo. Traen la cara en el piso».

El grupo se llama sarcásticamente «Atención a la población CAM CMAPP CMPCC Mayarí Holguín«, como burla a las oficinas de Atención a la Población que reciben quejas del pueblo y están comprometidos con ofrecer respuestas, no exactamente soluciones. Equivale a una oficina virtual donde el pueblo pueda denunciar lo que en esas oficinas no se atrevería, por temor a las consecuencias.

Los administradores usan seudónimos como «Candela Brava» y «Mariana Mambisa», presumiblemente mayariceros que viven en el exterior, pero los que proveen la información, opinan y dan like son mayoritariamente residentes en el territorio.

Como sucede comúnmente en los grupos de las redes sociales, las publicaciones comienzan a disgregarse de su objetivo, que en este caso es «denunciar y desenmascarar a la mafia corrupta que nos tiene sometido», pero los administradores toman carta del asunto para mantener la mayor visibilidad a las denuncias.

«Busco un comunista que no reciba dinero del exterior, no robe en su centro de trabajo, no compre nada ilegal y que viva de la libreta y su salario para debatir con él», reza un anuncio de una de las publicaciones del grupo, a nombre del internauta que se hace llamar Liberty Elber.

Los directivos de empresas municipales, los cuadros del Partido Comunista y del Poder Popular Municipal, los del Ministerio del Interior, administrativos de las tiendas y centros turísticos de GAESA en la localidad, son los blancos más recurrentes.

«Han llegado a un nivel de intimidación que los cuadros se levantan de mañana y antes de tomar café revisan el grupo a ver si ya los denunciaron. No se habla de otra cosa en estos días en la sede del gobierno municipal. Porque no hay cuadro político o económico en Cuba que no tenga que ‘violar’ lo establecido para poder trabajar y que para vivir no tenga que hacer algo por la izquierda, por muy honesto que pretenda ser», opinó un funcionario del Gobierno municipal, bajo anonimato.

Los administradores del grupo piden a los ciudadanos que si temen publicar directamente las pruebas e informaciones contra los dirigentes, se los hagan llegar por canales privados y publicarlos sin riesgos para las fuentes.

En Mayarí no hubo manifestación masiva durante el estallido social antigubernamental del 11J del año pasado, al parecer porque en el momento del efecto dominó en todo el país estaba lloviendo y mucha gente pone el teléfono en modo avión por las descargas eléctricas. Solo varios intentos luego de «la orden de combate», que fueron sofocados inmediatamente.

Tampoco se han protagonizado manifestaciones espontáneas por los apagones, todavía. Pero, al igual que en el resto del país, las calles y las redes sociales están llenas de insatisfacciones, con deseos de cambios y rechazo al sistema. Y este grupo de Facebook es una expresión de esa rebeldía, desencanto e inconformidad. Un mensaje claro al sistema de que es la hora del cambio, no de la continuidad.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%