Un empresario salva del desamparo en Miami a dos ancianas cubanas exprisioneras políticas

Del buen samaritano, solo se sabe que es un prominente empresario y que compró una casa para las dos mujeres a punto de ser desalojadas.

La exprisionera política cubana Ana Lázara Rodríguez- PEDRO PORTAL EL NUEVO HERALD

Un benefactor anónimo salvó a último momento de quedar en la calle en Miami a una exprisionera política cubana de 82 años, que tras una larga batalla judicial perdió la casa donde vivía con otra expresa de 90 años, informaron este sábado medios locales, reporta EFE.

Ana Lázara Rodríguez, que según dijo a varios canales de televisión ya estaba preparada para vivir en su automóvil, dado que las instancias para resistir la orden de desalojo se habían agotado, cuenta ya con un lugar donde podrá vivir sin pagar, durante el tiempo que lo necesite.

Junto a ella vivirá Miriam Ortega Núñez, otra cubana que tiene 90 años y estuvo 20 en la cárcel por motivos políticos, según el canal de televisión América Tevé.

El buen samaritano, del que solo se ha dicho que es un prominente empresario cubanoestadounidense, le entregó a la coautora del libro Diario de una sobreviviente: 19 años en una cárcel de mujeres en Cuba las llaves de una casa de cinco habitaciones.

El regalo llegó este viernes, cuando Ana Lázara Rodríguez, que había recibido una orden de desalojo el pasado 11 de septiembre y después de esta fecha logró evitarlo en dos ocasiones, estaba recogiendo sus cosas para marcharse de la vivienda donde vivió 20 años.

La defensa de la octogenaria alegaba que el desalojo era ilegal, porque la hipoteca de la casa se ejecutó de forma fraudulenta. Pero un juez de una corte de apelaciones negó una solicitud de emergencia para que la defensa de Rodríguez pudiera presentar el caso ante la Corte Suprema de Florida.

La vivienda fue comprada el año pasado por una mujer que pagó 414.000 dólares. El benefactor de Ana Lázara le ofreció 576.000 dólares por ella, pero la mujer no aceptó, por lo que decidió comprar otra casa para la expresa política, de acuerdo con América Tevé.

«Estamos muy agradecidos con la comunidad de exiliados cubanos, donde un benefactor ayuda a Ana para moverse a una casa de cinco habitaciones y que posee muchas comodidades que ellas podrán disfrutar», dijo Bruce Jacobs, el abogado que defiende los intereses de Rodríguez sin cobrar honorarios.

La batalla para no perder la casa comenzó en el 2009, cuando la hipoteca fue vendida de banco a banco, según el canal televisivo. Rodríguez y su abogado consideraron la transacción un fraude bancario,

El caso de Ana Lázara lleva meses en el foco de la atención pública en Miami.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%