Un cubano de 65 años lleva más de dos semanas desaparecido y su hijo ofrece recompensa ‘a quien lo lleve sano y salvo a casa’

Y más desapariciones continúan sin ser resueltas en Cuba.

El cubano desaparecido Erostilde Barthelemy (izq) junto a su hijo Wilbert Barthelemy Torralba WILBERT BARTHELEMY TORRALBA/FACEBOOK

El cubano Erostilde Barthelemy desapareció el 28 de junio en la ciudad de Camagüey sin que hasta el momento su familia tenga pista alguna sobre dónde pudiera hallarse este hombre de tez negra y de 65 años de edad, informó a DIARIO DE CUBA su hijo Wilbert Barthelemy Torralba, quien reside en España.

«Toda nuestra familia está desesperada, él tenía una rutina diaria de ir a buscar el pan por las mañanas y por las tardes estar siempre en casa; vivía solo, pero su nieta tenía una casa independiente al fondo y era quien lo atendía. Es una persona muy querida en su barrio y no sabemos cómo desapareció. No tenía vicio alguno y solo de vez en cuando le daban isquemias transitorias», amplió el hijo del desaparecido.

«Yo estoy ofreciendo 500 euros de recompensa a quien lo lleve sano y salvo a casa, pero no ha habido resultado alguno hasta el momento», añadió Barthelemy Torrealba.

Sobre la actuación de la Policía local, el hijo del desaparecido señala «que el caso se reportó a la estación policial más cercana, pero no han hecho absolutamente nada. Pedimos que llevaran unos perros para que rastrearan por el olor el posible camino por donde haya tomado mi padre y nos dijeron que ya por el tiempo transcurrido eso no iba a funcionar. Nunca han ido al barrio a tomar declaraciones ni nada», expresó.

«Nuestra familia ha buscado en hospitales y ha puesto fotos en varios puntos de Camagüey. La Policía nos dice que está circulado a nivel nacional, pero seguimos sin pistas y nadie lo ha visto desde el 28 de junio», concluyó su hijo.

Más desapariciones sin resolver en Cuba

Por otra parte, DIARIO DE CUBA verificó que continúa desparecido Julio González Pérez, de 80 años y residente en Bauta, Artemisa, quien no ha sido visto desde el 23 de febrero de este año, según dijo a este medio su esposa Mercedes Ortiz Herrera.

«En una fecha que no le puedo precisar entre el 28 y el 2 de marzo hallaron un cuerpo en un avanzado estado de descomposición en una carretera cercana a donde vivimos», contó la esposa de González Pérez.

«A mi hijo Medicina Legal le hizo pruebas de ADN en junio para comprobar si era su padre, pues no se pudo reconocer el cadáver. Hasta el momento no nos han dado los resultados de los exámenes, por lo que nosotros consideramos que sigue desaparecido hasta que no sepamos el resultado de esas pruebas», añadió Ortiz Herrera.

«Todos estos meses han sido muy angustiosos y solo queremos que esta pesadilla termine», dijo la esposa del desaparecido.

También permanece desaparecido desde el 10 de mayo el joven José Luis Guayanes Labrador, residente en Bejucal, Mayabeque, de quien no se sabe nada desde esa noche, cuando asistió a una fiesta, según denunció en Facebook su madre, Victoria Labrador González.

En la directa, reproducida en el programa del influencer Alexander Otaola, esta mujer se quejó del mal trabajo de la Policía en la búsqueda de su hijo y del «peloteo» sobre el caso porque «él no es un hijo de un capitán, ni de un coronel ni de Lis Cuesta».   

Aún se desconoce también el paradero de las cubanas Yeniset Rojas Pérez, de 33 años, ausente de su casa desde hace casi cuatro meses en Ranchuelo, Villa Clara, y de la adolescente de 17 años Madeleysis Rosales Rodríguez, quien no dado señales de vida desde hace más de 13 meses, cuando fue vista por última vez en un parque cercano a su casa en Centro Habana.

Otras desapariciones de mujeres han terminado en tragedia, como el caso de la joven de 22 años Claudia Montes Muñoz, asesinada por un hombre a principios de junio en una zona rural apartada del municipio matancero de Martí.

Afortunadamente, Yosleny López Carpio, de 26 años y residente en Santa Clara, quien había sido reportada como desaparecida a finales del pasado mes, apareció sana y salva una semana después en la ciudad de Sagua la Grande, según confirmó a esta publicación su prima Rachel López.   

Los reportes sobre desapariciones en Cuba son cada vez más frecuentes en las redes sociales, plataformas a las que los ciudadanos acuden, pues rara vez los medios estatales publican sobre estos sucesos, a pesar de que los familiares acuden a ellos con una breve reseña y una foto del ser querido.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%