Un cruce que casi termina en tragedia: así se juegan la vida familias cubanas con niños por llegar a EEUU

Un reportero mexicano graba cuando migrantes cubanos atraviesan el Río Bravo, ocasión en la que un menor está a punto de ahogarse.

Migrantes cubanos cruzando el Río Bravo hacia EEUU. MÁS TELEVISIÓN / FACEBOOK

Casi una decena de migrantes cubanos se lanzaron a las aguas del Río Bravo bajo temperaturas muy frías para alcanzar los Estados Unidos, entre ellos cinco niños, de los que uno fue arrastrado por la corriente y estuvo a punto de perecer.

Así lo reportó en vivo un canal televisivo de México, Más Televisión, uno de cuyos reporteros narró los hechos que acontecieron durante lo que calificó como «el día más frío que hemos tenido en todo el invierno».

El cruce se produjo en las inmediaciones del poblado de Piedras Negras, en el Estado de Coahuila, fronterizo con la ciudad de Eagle Pass, en Texas. 

Los adultos decidieron cruzar a pesar del llanto y el temor de algunos de los niños, que fueron forzados por sus padres a entrar al agua muy fría. La motivación era, según dijo el periodista, un rumor de que al otro lado estaban otorgando asilo político. 

«Está hondo aquí. La parte baja es el puente número dos, allá abajo», sugirió el reportero a los cubanos, a lo que un joven cubano, padre de alguno de los niños, insistió en que cruzaría por allí mismo.

«Va llorando el niño. Este cubano cruzó por la zona más honda. Está congelada el agua por el clima de cuatro grados bajo cero de ayer», narró el reportero mientras se producía el cruce.

Luego de que los primeros cubanos lograran cruzar, una pareja con su hijo adolescente entraron al agua y a mitad del camino la corriente arrastró al menor.

«Se los lleva la corriente. Es un drama esto…», subrayó el reportero. No obstante, del otro lado del cauce un sujeto se lanzó al agua y logró alcanzar al niño para sacarlo sano y salvo.

«Gracias a Dios ya están al otro lado. Por ahí se pudo haber ido la vida de ese niño», señaló el reportero.

«Siguen llegando más cubanos y ya con haber entrado al río con este clima es un riesgo que supera cualquier nivel, porque se exponen a hipotermias. (…) No puede sr cotidiano esto aquí en nuestra comunidad», dijo.

Los migrantes cubanos no se identificaron, aunque dijeron ser familia. Solo una niña pequeña dijo llamarse Evelyn y tener cuatro o cinco años.

Los cubanos están llegando de diversas maneras a la porosa frontera sur de Estados Unidos. Ya sea volando de la Isla a Nicaragua, o cruzando fronteras desde Suramérica, se arriesgan en viajes inciertos con la intención de conseguir ingresar al país norteamericano. También se lanzan al mar desde Cuba, con la esperanza de no ser interceptados por los guardacostas estadounidenses, que luego los repatrian a la Isla.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%