Un convoy de la cúpula gobernante desdeña el reclamo de cubanos en Pinar del Río: ‘no va a parar, olvídate de eso’

El primer ministro Manuel Marrero admite lentitud en el levantamiento de los daños del huracán Ian a viviendas de zonas devastadas de Pinar del Río.

Vecinos de Pinar del Río piden la detención de una caravana en la que presuntamenrte viajaba Miguel Díaz-Canel. MARIO J. PENTON/TWITTER

Una caravana de vehículos en la que presuntamente viajaba Miguel Díaz-Canel pasó de largo ante un grupo de residentes de un pueblo de Pinar del Río que exigía la parada del gobernante, según un video publicado en redes sociales por el periodista Mario J. Pentón.

El convoy con el automóvil marca BMW y ventanas oscuras donde suele viajar Díaz-Canel evitó a unos pobladores que trataron de llamar la atención de las autoridades en medio de la calle. Por estos días el gobernante ha visitado territorios afectados por el huracán Ian con la comitiva propagandística y de seguridad que lo acompañan en sus viajes.

En medio de toques de cláxones, los vehículos aumentaron la velocidad, a pesar de la cercanía de las personas que le gritaban.

«La cohorte de Díaz-Canel pasea por Pinar del Río desolado tras el huracán Ian. No para donde no está todo previsto para hacerse la foto de rigor y posar como un conmovido líder ante el desastre. Para el show siempre tiene combustible, recursos y extras», escribió Pentón al compartir el audiovisual, que no precisó cuándo fue grabado, ni en qué parte de la devastada provincia.

«Él no va a parar, olvídate de eso»; «ellos son unos ‘pingúos'»; «esto es perder el tiempo, son unos singaos todos», se escucha decir a mujeres.

Este fin de semana los medios oficiales dieron su habitual cobertura propagandística a un «trabajo voluntario» donde Díaz-Canel y otros funcionarios recogieron ramas de árboles. Ocurrió en el reparto Juan de Dios Fraga, del municipio habanero de la Lisa. 

Este domingo, el diario oficial Granma publicó sobre un recorrido del primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, por zonas de Pinar del Río azotadas por el huracán Ian, donde dijo que «hay recursos» para entregar a los damnificados, pero hay dificultades para realizar los «levantamientos de daños» en las viviendas por escasez de personal. «El proceso va muy lento» en las denominadas «oficinas de trámites», admitió.

Según el órgano del Partido Comunista de Cuba, Marrero Cruz «conoció ejemplos positivos, como el de la cabecera municipal de Viñales, donde se ha avanzado a un ritmo aceptable; otros en los que ha habido demasiada lentitud, como en el poblado de Puerto Esperanza; y sitios en los que se han originado verdaderos cuellos de botella que provocan largas colas y molestias adicionales entre la población, como en la zona de defensa de La Conchita

Se han incorporado especialistas de las direcciones de Vivienda de otras provincias a todos los municipios pinareños, para contribuir en el terreno con el levantamiento de los daños y los recursos que se requieren para su solución, pero «el proceso sigue siendo muy lento».

«Hay que abrir de inmediato más puntos de servicio para atender a más población. No tiene sentido estar esperando aquí tanto tiempo, y mucho menos tener recursos y que no se repartan, porque falta que se termine el proceso del llenado de las planillas», dijo el dirigente.

En Puerto Esperanza, por ejemplo, donde de manera preliminar se han cuantificado 1.444 viviendas afectadas, hasta la tarde de este domingo la oficina de trámites solo había procesado 173 planillas de personas damnificadas.

«Eso nos frena el proceso de entrega de recursos. Podemos tener recursos almacenados; pero si ese proceso no se culmina, habrá gente con necesidad y, sin embargo, por una burocracia, no se los estamos entregando», añadió.

En la provincia de Pinar del Río se han contabilizado hasta el momento más de 85.800 afectaciones en el fondo habitacional, incluyendo unos 8.500 derrumbes totales

Según Granma, las autoridades están insertando en el territorio «un modelo de vivienda que ya se ha empleado en otras provincias azotadas por huracanes». Se trata de un inmueble montado con «paneles prefabricados de madera, que permiten avanzar con mayor agilidad, y dotado de un baño de placa de concreto, en el que sus moradores se puedan proteger en caso de otro ciclón.»

En Pinar del Río, más de 5.600 personas permanecen en casas de familiares o albergues tras el paso de Ian. De hecho, de acuerdo con un reporte de la agencia AP, familias que perdieron todo lo que tenían en La Coloma, la localidad por donde penetró el huracán el 27 de septiembre pasado, ya vivían en albergues desde hacía 20 años, tras perder sus hogares por otro ciclón.

Maribel Rodríguez, de 59 años, trabajadora del Combinado Pesquero Industrial donde se procesa el 40% de la langosta capturada en Cuba, afirmó que, en 2002, tras el paso del huracán Lili, perdió su hogar y desde entonces ha vivido en albergues provisionales del Gobierno, a la espera de una ayuda estatal prometida para reconstruir su casa. Como ella permanecen numerosas familias perjudicadas por esa y otras catástrofes naturales.

Rodríguez está instalada ahora en una escuela primaria junto a su hijo, su nuera a punto de dar a luz y otros dos niños de esta de un matrimonio anterior.

«Pasó este ciclón y me llevó todo», dijo Rodríguez a la agencia AP. «Mi casa (otro albergue provisional ahora destruido) no estaba buena, pero tenía muchas cosas de valor —un refrigerador, un televisor, los muebles de la sala, camas y menajes de cocina— y esas me las había ganado con mi sacrificio. Es algo muy doloroso», se lamentó.

En medio de una crisis electroenergética sin precedentes en los últimos años, apagones, escasez generalizada y un malestar creciente de los cubanos evidenciado en protestas pacíficas cada vez más frecuentes, el régimen cubano sigue recibiendo el socorro de gobiernos aliados como el de Venezuela.

Este domingo, arribó a Cuba un donativo de 400.000 bolsas de alimentos, material eléctrico y techos enviado por Nicolás Maduro, «como contribución a la recuperación de los severos daños causados por el huracán Ian», recogió la oficial Prensa Latina.

El cargamento, otro más del aliado venezolano, fue recibido en el puerto del Mariel, por el embajador de Venezuela en La Habana, Adan Chávez, y la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, en otro acto de propaganda habitual.

Según el medio estatal, «es el primer buque de dos que arribarán a Cuba desde Venezuela en los próximos días».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%