Un cementerio en Cuba está sin capacidad desde hace cinco años: ‘colapsado’

Las autoridades de Sancti Spíritus siguen sin resolver los problemas en el cementerio de Kilo-12.

El cementerio de Kilo-12 en Sancti Spíritus, Cuba. CAPTURA/YOUTUBE DE ESCAMBRAY

El cementerio de Sancti Spíritus, en el reparto Kilo-12, está sin capacidad para enterrar a los fallecidos en esa ciudad, informó este lunes el periódico estatal cubano Escambray.

«No tenemos capacidad ninguna; esto está colapsado, prácticamente hay que inventar. La solución es hacer otro cementerio», dijo Omar Ávila, enterrador por 20 años en ese sitio. Durante 2020 «se dio sepultura a 108 fallecidos, como promedio mensual» en el cementerio de Kilo-12.

Según narró la periodista oficialista Delia Proenza, «en la parte trasera del cementerio, a la derecha, resulta imposible caminar por entre las tumbas sin pisar alguna. Hay muertos entre las sepulturas antes distantes unas de otras, en la tierra misma, sin apenas señales. También, yendo hacia la izquierda, en áreas que antes fueron calles; en algunas se ha dejado apenas el espacio para que el carro fúnebre pueda entrar». 

Los trabajadores del cementerio buscan soluciones como exhumar cadáveres o «la construcción de bóvedas con varios gaveteros que, según los pronósticos, podría resolver la necesidad de capacidades en los próximos cinco años». Sin embargo, «solo la zapata está hecha, se espera por los materiales para cimentar y comenzar a levantar la obra».

«Eso resuelve unos días; cuando hagas 50, 100, 200 gaveteros, lo más que podrán caber allá abajo, y se ocupen, ¿dónde vas a hacer más?, ¿tú sabes cuántos se mueren en Sancti Spíritus, una de las poblaciones más viejas de Cuba? Todos los días aquí se entierran cinco o seis fallecidos, hablando por lo bajito; a veces son entre nueve y diez», dice Ávila.  

Según Demetrio Veloso Olivera, subdirector de Recursos Humanos de la Dirección Provincial de Servicios Comunales, en la provincia hay 16 cementerios en Yaguajay, siete en Trinidad y en Sancti Spíritus hay cinco, ubicados en Tunas de Zaza, Guasimal, Banao, Paredes y la cabecera municipal. El cementerio de Kilo-12 es «el más grande de todos» y «está saturado», agregó. 

«La falta de capacidades afecta en mayor medida a ese cementerio; después está el de Cabaiguán, donde se busca también un área para ampliar; el de Jatibonico, al que se le creó al lado una ampliación con capacidad de enterramiento; y Trinidad, donde hay dos cementerios viejos, con no muchas capacidades ya», dijo Veloso.

Según agregó la reportera oficialista Delia Proenza, la falta de espacio en el cementerio de Kilo-12 es un problema desde hace más de cinco años. Desde 2015 las autoridades locales anunciaron la construcción de un nuevo cementerio y un incinerador, pero la iniciativa está pospuesta por la falta de presupuesto.

«Ambas obras deben aprobarse juntas, aunque en el segundo caso se busca la variante de un lugar donde ya exista una estructura, para abaratar el costo de la ejecución», dijo Yudiana Afonso Álvarez, coordinadora de Programas y Objetivos del Gobierno Provincial.

Afonso dijo que a mediados de este año la propuesta será presentada nuevamente ante el Ministerio de Economía y Planificación. Por su parte, el incinerador importado estuvo previsto que se recibiera en octubre del pasado año, pero no pudo ser por las complicaciones derivadas de la pandemia, agregó la citada fuente.

«Si bien es lícito que los vivos constituyamos prioridad, continuar relegando a los muertos resultaría imperdonable», concluyó el reportaje de Escambray.   

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.