Un candidato independiente cubano obtiene la nominación para las próximas ‘elecciones’ municipales

José Antonio Cabrera Parada ya ha sido visitado por la policía política, alerta el Consejo para la Transición Democrática en Cuba.

José Antonio Cabrera Parada, candidato a las ‘elecciones’ municipales cubanas. CORTESÍA DEL CONSEJO PARA LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA EN CUBA

Un cubano no afín al Gobierno será candidato en las «elecciones» municipales que se desarrollarán el próximo domingo 27 de noviembre, tras obtener su nominación en la circunscripción número 55 de Palma Soriano, Santiago de Cuba.

La candidatura de José Antonio Cabrera Parada fue dada a conocer en un informe que el Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC) hizo llegar a la redacción de DIARIO DE CUBA.

«Habíamos mantenido la discreción pública de la nominación de Cabrera Parada para observar cuál podría ser el tratamiento específico en su caso», explica el informe del CTDC. Sobre el candidato, señala que es «un joven humilde, de 30 años, negro, casado, panadero, sin hijos, y muy querido y respetado por su comunidad».

«Ya ha sido visitado por la policía política, aunque aún no tenemos todos los detalles de la visita. Sí sabemos que, violando de nuevo lo que establece la ley, su biografía no había sido publicada hasta el momento en que redactábamos este informe. Asumimos que otros vecinos de su comunidad están siendo también visitados con el fin de desalentarlos para que no voten por él», añade.

El documento del CTDC también revela los nombres de los otros seis ciudadanos no afines al régimen que, actuando conforme a las leyes cubanas, habían intentado obtener sus candidaturas en las asambleas de nominación que se desarrollaron hasta este 18 de noviembre. La mayoría, al igual que Cabrera Parada, se presentaron o pretendían hacerlo, en Palma Soriano.

Elsa Litsy Isaac Reyes fue impedida de participar en la reunión. En respuesta, sus vecinos «se negaron a nominar a cualquier otra persona para las elecciones», asegura el CTDC.

«Fueron las autoridades allí las que intervinieron en el proceso y nominaron a otra persona sin el aval de los electores», explica el documento. 

En Palma Soriano también intentaron ganar sus nominaciones Esquizander Benítez Moya, Onelis Carderin Alvarado y Daliannes Labrada Arias, quienes sí pudieron participar en las asambleas de sus respectivas localidades, pero no obtuvieron las candidaturas.

En el caso de Zuleydis Pérez Velázquez, quien pretendía postularse en la circunscripción 287 del Reparto Ramón Quintana, del municipio cabecera de la provincia de Holguín, el régimen cubano también le impidió asistir a la reunión, en la que debían participar 1773 electores.

«Una hora antes de la reunión, vino la Seguridad del Estado a mi casa y no me dejaron salir. Me dijeron que yo iba a boicotear la asamblea. Se fueron en cuanto terminó todo», contó a DIARIO DE CUBA.

Al retener a Pérez Velázquez en su vivienda contra su voluntad, además de impedirle ejercer sus derechos electorales, los agentes de la Seguridad del Estado incurrieron en el delito de privación de libertad, sancionado con pena de dos a cinco años de cárcel en el Código Penal todavía vigente en Cuba.

En la circunscripción de Pérez Velázquez, señala el CTDC, «las personas nominadas no cuentan con la legitimidad electoral para representar a su comunidad. Solo estuvieron presentes alrededor de 200 de más de 1.000 electores registrados en el padrón electoral».

Según la organización, casi la mitad de los vecinos decidieron retirarse de la reunión cuando se dieron cuenta de que la casa de Pérez Velázquez estaba sitiada.

Algo similar sucede con quien obtuvo la candidatura en la circunscripción de 36 de la localidad de Guanabo, donde María Elena Mir tampoco pudo participar en la asamblea porque esta, en franca violación de lo establecido, se convocó en secreto. 

«Ni me enteré de la reunión de la circunscripción», contó Mir a DIARIO DE CUBA. «Ni siquiera los vecinos míos más allegados estuvieron enterados. No me impidieron asistir, simplemente no me citaron. Y se tomó como medida no citar a las personas alrededor mías o cercanas, o citarlas, como supe después, casi casi a la hora de la reunión que fue cuando las mandaron a buscar».

«Solo 16, de más de 300 electores registrados, avalaron la ‘nominación’ de la candidatura oficial», apunta el CTDC.

La mayoría de las asambleas de las que supo el CTDC «a través de los organismos independientes de observación electoral cubanos» no contaron con la presencia masiva de electores que exige el Artículo 90.2 dar legitimidad a los nominados por lo que «debieron invalidarse».

El documento señala otras violaciones de la Ley Electoral cubana en este proceso, como que no se respetó el Artículo 3, «donde queda claro que debe llamarse a este proceso con no menos de 90 días de antelación a la fecha fijada para la votación».

«En esta ocasión la convocatoria se hizo el 6 de septiembre, oscurecida en medio del proceso de Referendo del Código de las Familias, que terminó el 25 de ese mes; se convocan luego las Asambleas de Nominación tan tarde como el 21 de octubre y hasta el 18 de noviembre ―menos de un mes― para realizar entonces la votación con solo una semana de diferencia».

«Precisamente en el nivel de base, en el que más deberían respetarse los tiempos porque se entiende involucra a los electores y a miles de representantes potenciales dentro del único mecanismo de representación directa que se supone y se presume en Cuba», señala el CTDC.

El CTDC sostiene que «la trayectoria de esta represión corre paralela a la pérdida acelerada de capacidad representativa y de legitimación de parte del gobierno cubano» y considera que «en términos políticos, esta es una oportunidad magnífica para convertir las votaciones en una elección por la pluralidad cívica y política».

Por ese motivo, promueve dos lemas que describe como «positivos» de cara a las elecciones: «Este 27 de noviembre, #YoVotoPlural» y «Sin pluralismo, #YoMeAbstengo«. 

Apertura tardía en los colegios, problemas con la electricidad y otras situaciones en la prueba dinámica de las «elecciones».

Por otra parte, este domingo 20 de noviembre se realizó la prueba dinámica para las elecciones y la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CEN) Alina Balseiro Gutiérrez calificó los resultados de «positivos», aunque reconoció 345 incidencias, ocurridas principalmente en la capital, consistentes en la apertura tardía de algunos colegios, la no asistencia de autoridades electorales, situaciones con la electricidad e iluminación y otros problemas puntuales.

En conferencia de prensa reseñada por el portal estatal Cubadebate, Balseiro explicó que el proceso se desarrolló en dos etapas, una inicial en la cual se activaron la totalidad de puntos designados y la segunda, diseñada con el 30 por ciento de ellos y destinada a la capacitación práctica.

La funcionaria precisó que a partir de la información obtenida y las principales problemáticas reportadas se podrán asumir planes de transportación, comunicaciones, supervisión y aseguramientos más eficientes de acuerdo con las características de cada territorio. 

Pese a las mencionadas incidencias relacionadas con la apertura de los colegios, la ausencia de las autoridades y los problemas con la electricidad, Balseiro destacó el compromiso, la responsabilidad y el sentido de pertenencia de los implicados y la seguridad de desarrollar las elecciones con la transparencia y apego a la «legalidad» que las caracteriza, sin hacer alusión a las convocatorias clandestinas y los mecanismos represivos de la Seguridad del Estado para impedir la postulación de cubanos no afines al Gobierno.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%