Un atentado terrorista deja 18 muertos en Perú a dos semanas de las elecciones

  • Categoría de la entrada:Cuba / Peru
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Las autoridades peruanas le atribuyen el acto terrorista a la banda Sendero Luminoso.

El lugar del atentado. PERUNEWS/TWITTER

Una brutal masacre terrorista, aparentemente causada por los remanentes de Sendero Luminoso en una remota y selvática región de Perú, irrumpió con toda crudeza en la polarizada campaña electoral del país andino y trajo a la memoria los episodios de la descarnada violencia política de décadas pasadas.

Fuentes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas confirmaron el asesinato de 14 personas  —otras elevaron las víctimas a 18— entre ellas dos menores de edad cuyos cuerpos habían sido calcinados, en un remoto poblado en el selvático Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), reportó EFE.

Esa zona es el epicentro el cultivo y la producción de cocaína del país, una región en donde la presencia del Estado es muy endeble.

La matanza, que dejó unas crudas imágenes que han corrido como la pólvora en las redes sociales, tuvo lugar en un improvisado local utilizado como bar y prostíbulo por la población local, en su mayoría dedicada al cultivo de coca.

En ese sentido, el ataque fue identificado por las Fuerzas Armadas como una acción que los terroristas denominan «limpieza social», tal y como parece confirmar un panfleto supuestamente dejado por los asesinos en el lugar en el que reivindicaban la necesidad de limpiar Perú «de prostíbulos, de orates, de degenerados homosexuales y lesbianas, de drogadictos, de individuos indisciplinados».

En ese documento, difundido en redes sociales por el responsable de Interior de la campaña de la candidata presidencialKeiko Fujimori, Fernando Rospigliosi, los terroristas piden a los peruanos no votar en las elecciones del próximo 6 de junio.

También califica a los que voten por la candidata de derechas como «traidores».

Al parecer, los remanentes de Sendero Luminoso, que persisten en la zona como guardaespaldas y socios del narcotráfico, habían advertido a los dueños de los locales de que abandonaran el lugar y el ataque se produjo por la desobediencia a sus órdenes.

Campaña polarizada

Los asesinatos cometidos por Sendero Luminoso son una práctica muy común en períodos electorales peruanos.

Sin embargo, en esta ocasión, con la presidencia en disputa entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori en el marco de una campaña muy polarizada cobran especial relevancia.

Durante toda la campaña desde el bando de la heredera política del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) y varios medios de comunicación afines se intenta vincular a Castillo y su partido, Perú Libre, con el grupo terrorista.

Varios diputados electos por la organización de extrema izquierda tienen denuncias por su supuesta vinculación con ese grupo y de hecho uno de ellos, Guillermo Bermejo, está a punto de ser juzgado por ese motivo.

Castillo no ha cejado de subrayar no solo su rechazo al terrorismo, sino también el hecho de que él perteneció a las rondas campesinas, la milicia rural que combatió con éxito al grupo terrorista durante los años más duros del conflicto interno peruano (1980-2000) que dejó más de 69.000 muertos, según el informe final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

El candidato fue precisamente uno de los primeros en rechazar el atentado con vehemencia en cuanto conoció la noticia y pidió su respeto a las víctimas y que la acción de la Justicia caiga con todo su peso sobre los responsables.

Polémica abierta

La polémica sobre este atentado y sobre a quién beneficia políticamente está abierta, particularmente en las redes sociales, que estallaron en críticas y especulaciones sobre el ataque.

Una gran mayoría de personas pidió tratar el asunto con calma, respeto a las víctimas y no usar el ataque con fines políticos electorales.

Así lo dijo en declaraciones a la emisora RPP el exministro del Interior Rubén Vargas, quien recordó que el objetivo último del terrorismo es «generar el mayor impacto posible en los medios de comunicación para causar miedo y zozobra».

«No podemos caer en la lógica del miedo y del ‘fantasma rojo’ y menos del aprovechamiento electoral de esta tragedia», dijo el político. Sin embargo, ya hubo quien usó esta tragedia para atacar o defender a sus candidatos.

Así, entre las primeras en publicar las crudas imágenes y los panfletos supuestamente recogidos en la zona estuvieron personas vinculadas a la campaña fujimorista, antes incluso de que las FFAA o la Policía confirmaran el ataque.

Pedro Cateriano, ex primer ministro de Ollanta Humala, abiertamente opuesto a Castillo, publicó un tuit con imágenes de los muertos y una pregunta abierta al candidato dudando de su capacidad para combatir el terrorismo.

Del lado opuesto circulan mensajes que apuntan a la connivencia implícita entre la derecha fujimorista y el terrorismo senderista, que solo actúa en períodos electorales cuando puede beneficiar a la candidata, que reivindica la mano dura y el combate contra el terrorismo como una de sus señas de identidad.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.