Un adolescente mata con una escopeta a toda su familia después de que su madre le castigara sin WiFi

El arma de fuego que uso el chico para cometer el crimen pertenecía a su padre, que la utilizaba para cazar.

Imagen ilustrativa.Unsplash / Axville

Los vecinos de Elche, en Alicante (España), se encuentran conmocionados tras el horrible crimen cometido el pasado 8 de febrero por un adolescente, que mató a toda su familia después de que su madre le cortara la señal de Internet.

La mujer decidió castigar a su hijo Santiago, de 15 años, cortando la señal de WiFi, después de lo cual el chico cogió una escopeta y la asesinó a ella, a su hermano de 10 años y a su padre, informan medios locales.

Según relató a la Policía el presunto asesino, su madre lo castigó sin WiFi y le habría prohibido jugar a los videojuegos por haber suspendido cinco asignaturas en el instituto y por haberse negado a realizar las tareas en el campo.

«Me dijo que era un vago, que ya estaba bien y que me iba a quitar la consola. Subí a mi habitación, me puse a pensar y cogí la escopeta», explicó. El arma de fuego era de su padre, que la utilizaba para cazar.

«Intentó escapar, pero lo cacé»

«Disparé dos veces a mi madre cuando estaba en la cocina. Un tiro por la espalda y luego la rematé», continuó. «Mi hermano intentó escapar, pero salí detrás de él y lo cacé. Esperé a mi padre cuatro o cinco horas y le disparé al llegar», detalló.

Entonces, Santiago, que dijo que no sabía qué hacer, llevó los cuerpos sin vida al cobertizo de la vivienda —donde permanecieron tres días—, se duchó, cenó y se puso a jugar a la consola. Tomó la decisión de quedarse en casa sin ir a clase, por lo que comentó a sus amigos que se había contagiado de covid-19.

Finalmente, confesó a una vecina el asesinato y esta avisó de inmediato a las autoridades. La Policía Nacional acudió al lugar de los hechos, donde se le tomó declaración «en presencia del fiscal de menores y del juez de guardia».

Absoluta frialdad

Según fuentes de la investigación, tras el parricidio, el chico cogió el móvil de sus familiares y escribió varios mensajes haciéndose pasar por ellos para no levantar sospechas entre sus conocidos. Asimismo, señalan que en ningún momento se ha mostrado arrepentido, manteniendo una actitud de absoluta frialdad.

Ahora se encuentra internado en un centro de menores en régimen cerrado especial tras el dictamen del juzgado de menores de Alicante. No se realizará una reconstrucción ni se le tomarán más declaraciones, porque tanto la Policía como la Fiscalía de menores han dado por cerrada la investigación del triple crimen.

El Ayuntamiento de Elche decretó tres días de luto oficial en memoria de las víctimas. «Son unos hechos terribles e inexplicables, la ciudad entera está consternada», declaró el alcalde Carlos González.

TOMADO DE ACTUALIDAD.RT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%