Donald Trump emite un mensaje desde el hospital Walter Reed

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este sábado en un vídeo grabado desde el hospital que está “mucho mejor” y que trabaja para regresar del todo y poder “hacer que Estados Unidos sea grande otra vez”.

El vídeo, publicado en su cuenta oficial de Twitter, muestra al presidente sentado en un escritorio con camisa y chaqueta, pero sin corbata. El mandatario habló mirando a cámara durante más de cuatro minutos, en los que se mostró tranquilo y espontáneo.

Trump dijo que “no se sentía tan bien” cuando llegó al Centro Médico Militar Walter Reed, pero añadió que ya se siente “mucho mejor” y aseguró que los próximos días serán cruciales en su lucha contra el coronavirus.

“Solo quiero decirles que empiezo a sentirme bien, no se sabe si será así en el próximo período de tiempo, esa es la verdadera prueba y veremos qué pasa en estos días”, afirmó.

“Quiero terminar la campaña de la manera que lo hemos estado haciendo”, dijo en otro momento en referencia a la suspensión de todos sus compromisos públicos desde que el jueves por la noche, cuando se hizo público que había dado positivo al COVID-19.

Explicó que enfermó porque no quiso reducir su agenda pública ni dejar de estar presente en los asuntos importantes del Gobierno. 

“No tuve opción porque no quise apartarme, me dieron la alternativa de quedarme en la Casa Blanca, encerrado, sin salir, sin siquiera ir al Salón Oval. Me decían que me quedara arriba, que no viera gente, que no hablara con nadie hasta que esto pasara… Pero no puedo hacer eso, tenía que estar afuera… Esto es EE.UU., el país más grande del mundo, el más poderoso del mundo, no podía estar encerrado en una habitación arriba en la Casa Blanca a salvo…”, afirmó.

“Así que me dije, que pase lo que tenga que pasar. Tengo que enfrentar los problemas, como líder tengo que confrontarlos. No hay ningún gran líder que no hubiese hecho esto”, añadió.

El presidente agradeció varias veces a los médicos y enfermeras del Centro Médico Militar Walter Reed, instalación que definió como la “mejor del mundo”, y habló del tratamiento “casi milagroso” que le están suministrando.

“Vamos a derrotar este coronavirus, o como quieran llamarlo. Lo vamos a derrotar. Tantas cosas han sucedido… Si se fijan en los tratamientos que estoy haciendo ahora. Algunos y otros que vendrán, que los veo como milagrosos. Francamente son milagrosos…Me critican cuando lo digo pero hay cosas que vimos suceder que parecen milagros de Dios”, afirmó.

Dijo estar agradecido por el apoyo recibido, en especial en Estados Unidos. En ese sentido resaltó “el consenso bipartidista” para respaldarlo y las muestras de solidaridad y los buenos deseos que está recibiendo de los principales líderes mundiales. 

“Esto es algo que sucedió y le sucedió a millones de personas en todo el mundo y estoy luchando por ellos. No solo en EE.UU., sino que estoy luchando por todos en el mundo”, aseguró. “Las muestras de amor han sido increíbles, nunca lo olvidaré”.

Sobre la primera dama, el presidente explicó que está muy bien. “Melania me pidió que recordara el respeto que ella tiene por nuestro país, el amor que tiene por nuestro país”; y añadió en tono de broma, que ella lo está llevando muy bien, probablemente porque es un poco más joven. “Solo un poco…”, subrayó.

El equipo médico que atiende al presidente estadounidense aseguró el sábado que el mandatario estaba evolucionando “muy bien”.

El doctor personal del presidente, Sean Conley, dijo en rueda de prensa que el mandatario amaneció ayer con signos positivos en su recuperación, al no registrar fiebre, no requerir oxígeno y mostrarse activo y optimista desde la suite presidencial del hospital militar al que fue trasladado el viernes por la tarde.

Conley intentó presentar un panorama optimista y no quiso entrar en detalles sobre las razones que condujeron a la decisión de internar a Trump el viernes, menos de 24 horas después de que se hiciera público que había dado positivo al COVID-19, y se mostró reacio a precisar cuánta fiebre llegó a tener o la fuente de contagio.

Sin embargo, a pesar de que el equipo médico que atiende al presidente Trump aseguró que el mandatario estaba mejorando, hubo filtraciones que aseguraban lo contrario.

La agencia Reuters destaca en un despacho que “en cuestión de minutos, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, dio a la prensa una evaluación menos optimista al decir: ‘Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención. No hay un camino claro hacia una recuperación completa'”.

Meadows, cuyos comentarios iniciales fueron dados bajo condición de anonimato, cambió su discurso horas después y dijo a Reuters que Trump estaba “muy bien” y que “los médicos están muy satisfechos con sus constantes vitales”.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.