El presidente Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha reconocido por vez primera la victoria del presidente electo Joe Biden en un tuit publicado este domingo por la mañana.

Aunque se trata de un reconocimiento público, el presidente Trump ha sido fiel a la estrategia de litigar y poner en duda los resultados, esgrimida por su equipo de campaña durante el escrutinio de los votos.

En un tuit reciente, el republicano no le concede la victoria a su oponente. “Solo ganó a los ojos de los FAKE NEWS MEDIA. ¡No concedo NADA! Tenemos un largo camino por recorrer. ¡Fue una ELECCIÓN AMAÑADA!”, anunciaba Trump fiel a su estilo de comunicación.

Desde esa posición, resulta difícil decodificar el mensaje del presidente. Mientras reconoce públicamente su derrota, alega que ha sido fraudulenta y que no se muestra en disposición de conceder la victoria al candidato demócrata.

Todos los tuits que el presidente Trump ha publicado esta mañana en ese sentido han venido acompañados de mensajes de la compañía advirtiendo de que se trata de alegaciones discutibles, que no presentan ninguna evidencia que demuestren estas acusaciones. “El fraude electoral de cualquier tipo es extremadamente raro en los EE. UU., confirman los expertos electorales”, reza el mensaje de advertencia de Twitter.

“Ganó porque la elección fue amañada. NO SE PERMITEN OBSERVADORES U OBSERVADORES DE VOTO. Voto tabulado por una empresa privada de izquierda radical, Dominion, con una mala reputación y un equipo que ni siquiera podía calificar para Texas (¡que gané por mucho!), Fake & Silent Media, & ¡más!”, insistía el mandatario en su cuenta de Twitter.

Con 306 votos electorales, Joe Biden se considera ya el presidente electo, frente a los 232 del magnate republicano. Sin embargo, este último ha pasado los últimos días con pocos eventos públicos y lanzando acusaciones infundadas de fraude en las redes sociales.

Como parte de su estrategia dilatoria y de no reconocimiento de los resultados, el equipo de Trump ha estancado el proceso normal de transición del poder, algo que tanto demócratas como algunos republicanos han dicho que tiene serias implicaciones para la seguridad nacional.

El equipo de campaña de Trump y los republicanos también han tratado de llevar su caso a los tribunales en estados clave, pero esos planteos han sido rechazados en su mayoría. En otro tuit aparecido mientras se redacta esta información, Trump ha vuelto a insistir: “¡ELECCIÓN AMAÑADA. ¡GANAREMOS!”.

Trump y su campaña parecen seguir apostando por una batalla legal que pretenden llevar a la Corte Suprema de Estados Unidos, con la intención de demostrar un supuesto fraude electoral de los demócratas y mantener su mandato otros cuatro años.

Sin embargo, este jueves la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad, adscrita al Departamento de Seguridad Nacional y creada por Trump en 2018, aseguró que “no hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado, perdido o cambiado votos” y que las elecciones del 3 de noviembre han sido “las más seguras en la historia de Estados Unidos”.

Asimismo, varios expertos legales consideran que la estrategia de litigios está abocada al fracaso, entre otras razones, por la falta de evidencias o pruebas que demuestren sus acusaciones.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.