Tres años y dos días para arreglar unos salideros en Sancti Spíritus

Anuncios

El Nodo 24, como se conoce al punto de interconexión de la red de suministro de la ciudad, está siendo por fin reparado

El Nodo 24 está ubicado en la calle Primera del reparto Kilo-12. (14ymedio)

Después de tres años con unos salideros por los que se perdían hasta 60 litros por segundo, el Nodo 24, como se conoce al punto de interconexión de la red de suministro de la ciudad de Sancti Spíritus, está siendo por fin reparado. La obra está planteada para resolverse en apenas dos días a pesar de que ha sido calificada de «capital» por las autoridades.

La intervención debía haberse realizado hace años, aunque se anunció para este julio y finalmente se ha producido en noviembre porque otras roturas en la red hidráulica comprometieron los arreglos, según publicó la prensa local. Ahora, las autoridades han afirmado que «ya se encuentran en la provincia todos los recursos necesarios» para sellar las roturas.

No es la primera vez que en el Nodo 24, ubicado en la calle Primera del reparto Kilo-12, se hacen reparaciones, aunque siempre superficiales, reconocen los funcionarios de Acueducto y Recursos Hidráulicos. El «estado técnico de ese sistema ha empeorado» y exige una reparación mayor –para la que los trabajadores han tenido que hacer turnos de noche– «considerada de gran complejidad y que se desarrollará de forma ininterrumpida para mejorar el abasto a algunas zonas periféricas y más altas de la ciudad».

No es la primera vez que en el Nodo 24 se hacen reparaciones, aunque siempre superficiales, reconocen los funcionarios de Acueducto y Recursos Hidráulicos. (14ymedio)

«Cada vez que uno pasaba por la calle Primera veía un chorro grande de agua, parecía una cascada aquello. Demasiado tiempo se pasaron para arreglar esa rotura», cuenta a 14ymedio un vecino de Kilo-12. «Esta línea que se está reparando viaja por toda la ciudad y hace más de dos años que se iba a arreglar pero otra rotura que nos dejó sin agua por una semana impidió el mantenimiento», recuerda. «Después llegó la pandemia y se fue postergando».

A pesar de la celeridad con la que el Gobierno pretende acometer la gran obra, para los vecinos es un tiempo eterno, ya que no se les ha garantizado el suministro mediante camiones cisternas. El 70% de los pobladores de la ciudad no dispondrán de esta alternativa, que solo llegará a las unidades asistenciales de salud y otros centros calificados de imprescindibles.

La mayoría de los residentes, que llevan más de 24 horas sin servicio, tuvieron que almacenar el agua y los que no cuentan con muchos envases o tanques tienen que comprar el líquido a particulares para hacer sus labores domésticas.

«El Gobierno no ha desarrollado una estrategia para esta interrupción», se queja Yuli, una vecina de la zona que, como cientos de espirituanos, debe comprar agua potable a personas que tienen pozos en sus casas y venden en 100 pesos el galón de 55 litros.

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.