Actualidad, acontecimientos y lucha continua por una Cuba Libre
RegistrateInicia Sección

La señora Cira ha trabajado gran parte de su vida en el hospital provincial universitario Carlos Manuel de Céspedes, donde se ha desempeñado como jefa de área de Servicios, pero después de una operación en la que quedó limitada a algunas tareas, no la quieren recibir de vuelta en su trabajo.

La cubana ha sido víctima de maltratos en su lugar de trabajo. Foto: Composición CPEM

La cubana Cira Rivero Morales, residente del municipio Bayamo en Granma, ha sido víctima de maltratos en su lugar de trabajo, donde laboraba desde hace 20 años y hasta el momento no sabe si seguirá en ese lugar.

La señora Cira ha trabajado gran parte de su vida en el hospital provincial universitario Carlos Manuel de Céspedes, donde se ha desempeñado como jefa de área de Servicios, pero después de una operación en la que quedó limitada a algunas tareas, no la quieren recibir de vuelta en su trabajo.

La cubana le contó a Juventud Rebelde que desde el mes de agosto de 2018 fue diagnosticada con estrechamiento entre los espacios articulares y del canal L5 y S1, hernia discal central más prolapso discal foramidal derecho y discal frontal. Luego de recibir tratamientos para su enfermedad, finalmente fue operada el 24 de enero de 2019 y en su post operatorio se complicó con una sepsis, por este  motivo estuvo hospitalizada durante dos meses y medio.

La señora Cira estuvo casi dos años sin laborar, respaldada con certificados médicos, destacando que durante ese periodo no recibió visitas ni llamadas para saber sobre su salud por parte de sus compañeros de trabajo.

El 20 de enero de 2021 fue el peritaje médico y le indicaron que podía incorporarse a su puesto a trabajar, no más de ocho horas, sin grandes esfuerzos físicos, ni largas caminatas.

Sin embargo, en su trabajo no comprendieron su situación y la trataron con cero humanidad, la jefa de Servicios Generales del hospital la hizo esperar por una respuesta durante siete días sentada en las banquitas frente a la oficina.

“En esos bancos estuve los días 8,9,10,11,12,13 y 15 de febrero, desde las ocho hasta las tres de la tarde, sin firmar tarjeta ni hacer nada; hasta que el 15 decidí hablar con el administrador. Este me respondió lo mismo que mi jefa, incluso diciendo que en un año debía haberme preocupado por el peritaje médico”, contó la cubana.

El 16 de febrero tuvo despacho con el director en funciones del hospital, con la presencia del administrador, el asesor jurídico, y la jefa del departamento de Servicios Generales:

“Se analizó mi caso (sin dejar que emitiera mi opinión) y el administrador expresó que no me quería con esas limitaciones como jefa de área. Ninguno de los presentes refutó su criterio.”, expresó

La cubana contó que el jefe del hospital ni siquiera la conoce porque es nuevo, así que no sabe que es una mujer trabajadora. Luego se dirigió a Atención a la Población de la Dirección Provincial de Salud, donde le dijeron que pese a sus limitaciones podía continuar como jefa del área y le hicieron llegar un documento al jefe de Recursos Humanos del hospital, explicándole que debían incorporarla a su puesto.

Pero el jefe de Recursos Humanos habló con el administrador, quien le volvió a decir que no la quería como jefa de área.

Hasta el momento el cargo de la cubana está en “veremos”, ella ha sufrido maltrato laboral por su condición de salud y aunque dice ser “revolucionaria” denuncia esta situación de la que está siendo víctima en su lugar de trabajo, el hospital provincial universitario Carlos Manuel de Céspedes.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Share This
A %d blogueros les gusta esto: