Tras el despojo de sus tierras, un campesino cubano se enfrenta al desalojo de su vivienda

Pero ‘de aquí no vamos a salir porque es lo único que tenemos y porque es una gran injusticia todo lo que ha sucedido con mi familia’, dice.

Más de un año después de que DIARIO DE CUBA denunciara el posible desalojo al que se enfrentaban el campesino habanero Jesús Humberto Laborit Brito y su familia, las amenazas y el hostigamiento por parte de las autoridades del Ministerio de la Agricultura se intensifican.

El Gobierno ya consiguió años atrás despojar a Laborit Brito de sus tierras, que constituían la única finca privada colindante con el monumento dedicado al héroe de las guerras de independencia Antonio Maceo en el Cacahual, en las afueras de La Habana. Ahora, presiona para sacarlo de su casa.

«Ninguna de las reclamaciones legales que hemos presentado ha prosperado ni ha sido atendida. En agosto del año pasado enviamos una carta a Miguel Díaz-Canel donde expusimos todas las violaciones cometidas y nunca recibimos respuesta. No solo me han despojado de mis tierras, sino que a lo largo del pasado año han vendido parte de ellas de manera ilegal y nos quieren sacar de nuestra casa. En más de una ocasión nos han dicho que debemos salir de ella», expresó Laborit Brito a DIARIO DE CUBA.

«Hace más de una semana nos decomisaron el tractor, como un aviso previo de que después irían a por la casa; pero de aquí no vamos a salir porque es lo único que tenemos y porque es una gran injusticia todo lo que ha sucedido con mi familia en todos estos años», añadió el campesino habanero.

Laborit Brito heredó de su padre la finca, llamada Vista Hermosa y con una extensión de 7,6 hectáreas que estaban dedicadas a la producción de leche.

En numerosas ocasiones, privados y empresas estatales quisieron comprar la finca, pero la familia siempre rechazó las ofertas.

Todo cambió a partir del 23 de julio de 2016, cuando las autoridades de Agricultura del municipio Boyeros le comunican a Laborit Brito que irían a inspeccionar la finca por la denuncia de unas 18 plantas de marihuana sembradas en sus terrenos, asunto el campesino asegura desconocía cuando se lo comunicaron.

Por la presencia de esas plantas de marihuana, Laborit Brito estuvo nueve meses en prisión provisional bajo investigación, pero al cabo de ese tiempo fue liberado por falta de pruebas que lo vincularan al delito.

«Hasta hoy, la Policía no ha podido determinar quién sembró esa marihuana. Yo sospecho de uno de mis antiguos trabajadores, que terminó construyendo una casa dentro de mi finca de manera ilegal, pero no lo puedo demostrar», dijo Laborit Brito en declaraciones anteriores a DIARIO DE CUBA.

Las vacas que poseía en su finca para la producción de leche fueron todas decomisadas.

«Las autoridades han violado muchas leyes y procedimientos en este caso, pero donde los abogados hemos hecho mayor énfasis por su claridad es en la Resolución 170 de 2017 del Ministerio de la Agricultura, que expresa que ningún campesino puede ser despojado de sus tierras si no existe una sentencia firme de un tribunal, algo que en este caso no hay», explicó el abogado independiente Edilio Hernández Herrera, quien ha asesorado al campesino en sus reclamaciones ante el Ministerio de la Agricultura y la Fiscalía General.

«Ni siquiera ha habido una seria investigación penal. Contra Laborit Brito los atropellos han sido constantes», añadió el abogado.

Por su parte, el campesino dijo que la familia solo cuenta «con la fuerza de nuestra razón y con el apoyo de todos nuestros vecinos, quienes siempre nos han defendido».

«Poco a poco, nos han quitado nuestros medios de subsistencia para que abandonemos esta casa de manera voluntaria, pero eso no lo haremos porque es lo único que tenemos», concluyó.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%