Tras asalto armado e intimidación, madre cubana se queja de la Policía

Anuncios

“Tengo un hijo de 17 años que fue agredido (…) llamé a la policía a la 1:00 a.m. y se aparecieron a las 4:55 a.m.”, denunció una madre residente en la comunidad del Castillo de Jagua en Cienfuegos

La madre cubana Amelaidys Martell Rivero, residente en la comunidad marinera del Castillo de Jagua, en la llamada Ciudad Nuclear de la provincia de Cienfuegos, denunció en redes sociales la deficiente respuesta de la policía ante el allanamiento de su vivienda por tres personas.

Según explicó Martell Rivero en un video en directo transmitido a través de su perfil de Facebook, el hecho ocurrió alrededor de la 1:00 a.m. y enseguida fue comunicado a la policía. Los agentes llegaron más de tres horas después.

De acuerdo a las declaraciones de esta madre, en su residencia se encontraban dos menores de edad, un adolescente, y su hijo de 17 años resultó lastimado. Los niños gritaban: “no me hagan nada, no me hagan nada…” y después del ataque tuvieron que dormir en el portal de un vecino, esperando que la policía llegara a tomar los testimonios de la familia y recopilar evidencias.

“Quiero plantear la situación que hay en el Castillo de Jagua. Estoy disgustada con el mal trabajo del gobierno y de los dirigentes de aquí”, comenzó la madre en el video.

Martell Rivero, detalló: “Tengo un hijo de 17 años que fue agredido, se le hizo una herida en la cara, al lado del labio. Fuimos agredidos en mi casa por tres hombres, dos hermanos y un amigo, que nos halaron por cuchillo, habiendo dos menores, un niño de cinco años y una niña de once. Hablan de los americanos, de estados Unidos, pero allá llamas al 911 y están volando en tu casa. Yo aquí llamé a la policía a la 1:00 a.m. y se aparecieron a las 4:55 a.m.

“Mi hijo tuvo que salir corriendo porque le tiraron para darle tres puñaladas”, añadió. “¿Dónde está la policía cubana? Matan a uno y nada. Llegan cuando tienes la boca llena de hormigas”, advirtió.

“Por eso hay que decir Patria y Vida cien mil veces”, aseguró la cubana.

La madre cienfueguera, explicó que los agresores habían entrado a su casa buscando a su esposo, quien presuntamente había amenazado a un hermano de ellos de 15 años, acusación que Martell Rivero desmintió.

Contó que las personas se metieron en su casa a través de una ventana que rompieron. “La policía tiene las pruebas, fotos de la ropa en el piso, mi hijo con la boca partida…”.

Según refirió el lunes próximo la policía debe ofrecerle una respuesta sobre el caso y las medidas que se tomarán con los agresores.

“Vamos a ver qué respuesta me dan. Si no me convencen voy a ir a la fiscalía de Cienfuegos, si no a la de la República o la del mundo entero (…) No paro hasta el Consejo de Estado, [organizaciones de] los derechos humanos, y si hay que ir con los opositores, pues voy”, afirmó.

“Sé como ciudadana cuales son mis derechos. Y no tengo miedo, como si viene Díaz-Canel, se levanta Fidel de la tumba o Vilma Espín (…) Estoy muy disgustada, no con el país, si no con el mal trabajo que hace este gobierno”, subrayó.

Amelaidys Martell Rivero, especificó que ya su familia ha tenido varios incidentes con las personas que allanaron su vivienda “y no pasa nada”. “Hay una mano gorda detrás de esto”, opinó.

“Aquí en Cuba te matan en tu casa y no te pagan. Le tiran la toalla al que cometió el delito, y no pasa nada, como tantas veces”.

Añadió que “la policía llega tarde y no se fija en el verdadero delito, pero ven a un vendedor de mango y enseguida quieren meterle una multa, con la miseria y el hambre que hay. Se fijan en el de la esquina que vende limón o ajo… esa es la linda Cuba. Yo era fidelista, era canelista: ERA. Ahora soy neutral”, concluyó asegurando.

TOMADO DE ADNCUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.