Trámites, riesgos y deportaciones: todo lo que debe tener en cuenta el migrante cubano al llegar a EEUU

El abogado de Inmigración Wilfredo Allen vive la tercera gran crisis migratoria de su carrera y explica a qué deben atenerse los cubanos para conseguir un estatus legal en EEUU.

Balseros cubanos interceptados por la Guardia Costera de EEUU. GUARDIA COSTERA DE EEUU

El abogado de inmigración cubano Wilfredo Allen, asentado en Miami, dialogó con DIARIO DE CUBA sobre la presente crisis migratoria. Los consejos e historias de un hombre que trabajó con cubanos llegados a EEUU durante las crisis anteriores, concluyen que no es fácil legarlizarse en ese país. Dueño de su propio bufete y con una carrera de más de 40 años, Allen asegura que no había visto a tantos jóvenes y profesionales arribar a EEUU desde la Isla.

¿Cuál es el procedimiento legal que se sigue con los migrantes cubanos cuando llegan a EEUU?

De los más de 224.000 cubanos que llegaron a EEUU en el año fiscal 2022 (1 de octubre de 2021-30 de septiembre 2022), más de 4.000 fueron regresados a México. Esto se hizo bajo el Título 42 de la ley estadounidense, pero casi todos dieron la vuelta y entraron por distintos puntos fronterizos.

Ahora, una vez que tú te presentas en frontera hay dos formas en que las personas entran. La más correcta es cuando vas al puente (estación fronteriza) y te presentas ante un oficial que puede o no admitirte. La gran mayoría de los cubanos lo que están haciendo es cruzar de forma ilegal a territorio estadounidense y, una vez dentro, se rinden ante las autoridades. Luego son detenidos e inspeccionados.

Básicamente hay cinco categorías con las que te pueden poner en libertad una vez entras a EEUU. Te pueden soltar, si tienes una suerte increíble, con un parole de un año. Ese es el boleto de oro. Con ese parole, en realidad tienes una garantía de tener residencia al año y un día (debido a la Ley de Ajuste Cubano).

Pueden soltarte con un parole que dice «presente sin admisión/presente sin autoridad» de 60, 30 o 15 días. Ese parole usualmente te va a dejar aplicar al año y un día para tu residencia, pero no hay una garantía y puede ser una pelea futura (proceso judicial).

La otra forma en la que puedes quedar en libertad es con la 220-A. Eso se ha empezado a usar ahora, que te sueltan bajo palabra. Para los abogados que trabajamos en este campo es parecido o igual a un parole, pero se llama 220-A.

También puede ser que te suelten bajo fianza. Bajo la Ley de Migración de 1996 te pueden poner en libertad bajo parole o bajo fianza. En aquel momento la idea era que toda persona que pedía asilo político en EEUU lo hiciera en una cárcel de migración. Si ganaba, entraba a EEUU; si perdía, era devuelta a su país. Pero como hay tantas personas entrando y hay tan poca capacidad de atención, es imposible acabar un proceso completo en detención. Por eso empezaron a soltar a las personas bajo fianza.

La última forma en la que te pueden poner en libertad es una 220-B. Ese es un documento que indica que estás bajo supervisión. La 220-B es un documento que le entregan usualmente a los migrantes que trataron de entrar anteriormente a los EEUU y fueron deportados.

La mayoría de estos estatus permiten legalizarse de una forma u otrapero probablemente van a tener que pelear su caso frente a un juez. La 220-B, por ejemplo, te obliga a pelear siempre un caso de asilo en corte. En el caso de la 220-A, es posible que el juez no te la acepte como una entrada legal para aplicar al Ajuste Cubano. Las personas que entraron con fianza solo van a tener disponible el asilo político.

¿Solo el parole de un año exonera a los migrantes cubanos de pelear su caso ante un juez?

Tú no escoges lo que te van a dar. Eso depende de la discreción de un oficial de frontera. Por ejemplo, yo tengo casos en los que al papá de una familia que vino junta le dieron un parole de 60 días, a la hija de 18 años le pusieron un grillete con la 220-A, y a la mamá le dieron la 220-A. Hasta en una misma familia a veces no hay consistencia del documento que te van a dar.

El asilo es muy difícil de obtener. Yo te diría que probablemente siete de cada diez cubanos que solicitan asilo lo pierden. Ganar asilo en EEUU es sumamente difícil de hacer.

¿Cómo determinan los oficiales de Inmigración qué hacer con cada migrante?

Ellos tienen que determinar los amarres que esa persona tiene en EEUU, la probabilidad de que se presente en un futuro a las cortes, y la probabilidad de que la puedan deportar de EEUU. Por ejemplo, si llegas con ciudadanía española, tú no calificas para asilo político en EEUU.

Cuando descubran que tú eres español, porque tienes que decir la verdad, te deben deportar para España. Pero hay personas que en el pasado habían entrado con ESTA (autorización de viaje) a EEUU, se presentaron en frontera y la entrevista fue tan breve que los oficiales no verificaron el ESTA y los dejaron entrar. Entonces esas personas van a tener problemas en EEUU. Inmigración puede decir que mintieron y cometieron fraude en frontera.

¿El parole de 60 días aplica para la Ley de Ajuste Cubano? (pregunta del público)

Yo te diría que sí. Si el migrante no tiene corte, al año y un día de haber entrado puede solicitar su residencia bajo el Ajuste Cubano. Pero si el parol tiene las letras PWA, que puede ser presente sin admisión o presente sin autoridad, le puede causar un problema en el futuro.

Por ejemplo, ahora, el 23 de noviembre, tengo a una persona a la que el juez no aceptaba la 220-A como residencia, pero ese cliente mío tiene un parole de 60 días. Entonces el juez aceptó ese parole para darle residencia.

¿Cuánto suele costarle a un migrante cubano los servicios de un abogado que lleve sus trámites migratorios en EEUU?

Yo nunca hablo públicamente de lo que cobro, pero tener un abogado para el proceso de migración es importante y lo tienes que pagar. Yo entiendo que la mayoría de las personas ha pagado entre 15.000 y 20.000 dólares para llegar a EEUU. Pero después de gastar todo eso contratan a un paralegal o a un notario, y cualquiera puede ser notario acá porque no hace falta ni secundaria para serlo.

Esas personas te llevan los documentos, pero no te pueden representar en corte, no te pueden representar en entrevistas y no son responsables por lo que enviaron. Muy a menudo lo barato sale caro. Todos los días me viene a ver alguien que comenzó el proceso con un paralegal o un notario. Ahí ya el caso se ha convertido en un dolor de cabeza y le sale más caro.

¿Qué alternativas tienen los cubanos que no pueden permitirse un abogado?

En todas las ciudades puede haber servicios de bajos recursos. Por ejemplo, aquí la Universidad Johnson & Wales (JWU), la de Miami y la de Santo Tomás tienen clínicas de migración en sus colegios de leyes que pueden atender a migrantes a bajos costos. También hay agencias, como los servicios legales de la iglesia católica y la protestante, que pueden dar servicios de personas muy calificadas y con larga experiencia que te pueden ayudar.

Yo sí recomiendo que, si eres inmigrante en EEUU, tener un abogado es tu responsabilidad. Yo, por ejemplo, le doy siempre facilidades de pago a los clientes míos, en parte porque el proceso conmigo yo sé que va a tener un final, que tardará años. Hoy mismo me estaban programando juicios para el 2024 y el 2025.

También recomiendo que comparen los abogados, que investiguen sobre ellos y vean los precios. Hay que buscar uno que sepa lo que está haciendo.

En el caso específico de los balseros, ¿cuáles son los escenarios que enfrentan?

Ya la etapa de oro de tocar tierra y obtener residencia fácilmente se acabó y nunca va a regresar, porque ya no existe la política de pies secos/pies mojados. Cualquier balsero que sea interceptado en alta mar va a ser repatriado a Cuba.

Los que puedan demostrar miedo creíble, y el porcentaje es muy pequeño entre los que lo logran en alta mar, son llevados a Guantánamo. De allí nunca pueden entrar a EEUU. Este tiene que buscar un tercer país que los acepte y, por lo general, los envía lo más lejos posible. Hace unos años, un caso muy mediático que yo tuve de un grupo de balseros terminó con ellos en Australia.

Los balseros que tocan tierra tienen un camino muy difícil porque la mayoría, aunque sean detenidos por las autoridades, no reciben ningún tipo de documento con el que se puedan legalizar a través del Ajuste Cubano. A algunos le están dando una orden expedita de deportación cuando son detenidos.

Entonces, tienen que pelear asilos. Por ejemplo, mi oficina representó al joven que vino en kayak y le ganamos el asilo en corte estando detenido. En lo que va de este año hemos tenido citas de siete balseros y de los siete a seis le otorgaron asilo. La mayoría eran jóvenes conscriptos en Cuba que no quisieron dar golpes durante las manifestaciones de 2021 y se escaparon en balsa.

Si el Gobierno de Cuba no está recibiendo deportados, ¿esas órdenes de deportación cómo se están materializando?

El acuerdo del 2017 entre ambos países, que nunca ha caducado, dice que Cuba va a aceptar de regreso a todo aquel cubano que entre por frontera y pierda el miedo creíble o el asilo en detención. Desde el 2017 hasta diciembre de 2020, Cuba estaba aceptando un promedio de entre 80 y 100 cubanos al mes. Pero esto es un número relativamente pequeño porque hay más de 60.000 cubanos con órdenes finales de deportación.

Cuba, China y Vietnam se reservan el derecho de recibir a sus nacionales deportados desde EEUU. Desde diciembre de 2020 Cuba no ha aceptado a nadie. En el último grupo regresó un cliente mío que ya volvió a venir para acá.

Ahora, hace dos semanas, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) detuvo a entre 40 y 50 cubanos. La gran mayoría, sino todos, habían perdido sus juicios por miedo creíble en cárcel, y fueron liberados después del 2020 porque Cuba no aceptaba a nadie. Ahora quedaron detenidos con la idea de ser devueltos a Cuba.

Entonces, la Casa Blanca anunció que no había un acuerdo nuevo con Cuba, pero es como una doble palabra porque no tiene que haber un acuerdo nuevo con Cuba. Ya existe ese acuerdo. Por ejemplo, el acuerdo de los balseros de 1997 refleja que Cuba acepta a cualquier migrante interceptado en alta mar, y así lo han hecho.

Los balseros que llegan a Bahamas tampoco entrarán nunca a EEUU. De ese país deportan a Cuba con gran regularidad. A esos balseros no les dan fianza en Bahamas porque saben que si los sueltan van a pagar a traficantes para que los traigan a EEUU.

Partiendo de su experiencia, ¿cómo valora la actual crisis migratoria?

Después de vivir en Miami 60 años y haber trabajado en mi comunidad más de 40, siempre hay un problema con el cubano que está aquí y el que llega nuevo. Para mi todos somos cubanos.

En esta crisis he visto mucha más gente joven, muchos más profesionales. He legalizado a cuatro médicos de Arriete, Palmira. El nivel educativo de esta oleada es fuerte. Yo tengo una joven trabajando conmigo aquí que vino por frontera, tiene 18 años y habla inglés mejor que yo.

Durante el Mariel, yo fui consultor de un departamento que debía decidir qué se iba a hacer con los jóvenes que venían solos. En aquella crisis también vinieron muchos profesionales.

Cuando la Crisis de los Balseros, yo representaba al director de la Base Naval de Guantánamo, al cubano que Clinton nombró. Fui a Guantánamo y Panamá y me encontré con muchos cubanos. Al final somos igual tú y yo, la diferencia puede ser que yo soy mucho más viejo. Somos cubanos, conocemos los mismos pueblos más o menos.

Otra cosa que he visto en muchos es lo frustrados que están por el tiempo que han perdido. Yo intercambio con una muchacha muy talentosa que la estoy reclamando a través del padre. Ella me dice que en Cuba no quiere tener hijos, que no desea continuar con su vida allí. Yo veo que personas de la generación tuya no tienen la oportunidad de crecer intelectualmente en Cuba.

La migración puede ser por muchas causas, pero en el caso de Cuba es por el fracaso de un Gobierno que obviamente no le da esperanza a la gente joven.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%