Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Trabajadores sociales maltratan y ofenden a mujer diabética e hipertensa en Sancti Spíritus

Se trata de una madre de familia que acudió a entrevistarse con los trabajadores sociales para pedir ayuda, puesto que su situación familiar es complicada, ya que tienen un hijo discapacitado.

Trabajo social en Cuba. Imagen Referencial tomada de Escambray

Los trabajadores sociales del régimen en Sancti Spíritus, en vez de atender y tratar de ayudar a solventar las necesidades de los ciudadanos, se comportan de una manera contraria maltratando y ofendiendo a una mujer diabética e hipertensa en la provincia.

Se trata de una madre de familia que acudió a entrevistarse con los trabajadores sociales para pedir ayuda, puesto que su situación familiar es complicada, ya que tienen un hijo discapacitado, y su esposo, que es quien actualmente trabaja, fue diagnosticado con una enfermedad.

 “La respuesta fue de ofensa y maltrato: que no tenía derecho a nada. Que mi hijo no tiene nada, y mi esposa no quería trabajar. Que se pusieran ambos a trabajar, que yo trabajaba y con mi salario alcanzaba”, contó el esposo de la señora.

Frank Ernesto Delgado Echemendía, contó al diario Juventud Rebelde, que su hijo de 30 años, presentó una hipoxia, que le provocó retardo mental y discapacidad para hablar y comunicarse, desde su nacimiento.

Su esposa es diabética e hipertensa y tuvo que dejar su trabajo, para cuidar a su hijo, además tienen una hija de 20 años estudiante de medicina.

La gran preocupación del hombre es que él, fue diagnosticado con un síndrome nefrótico crónico, una enfermedad que avanza con  el tiempo. Motivo por el que su esposa acudió a pedir ayuda con los trabajadores sociales, ya que con el único ingreso de 2 660 pesos que cuentan por el trabajo de Frank, no pueden vivir por la inflación en el país.

“Mi temor ahora, dice, es que mi enfermedad al final termine en una insuficiencia renal. ¿Qué será de la vida de mi hijo? Mi esposa es diabética e hipertensa y padece de la enfermedad de la gota”, explicó.

El hombre indignado por el maltrato de los trabajadores sociales del castrismo hacia su esposa, manifiesta que solo están acudiendo a pedir ayuda para su hijo por discapacidad, para asegurarle alimentación en caso que él tenga que dejar de trabajar. Además destacó que nunca han pedido ayudas al castrismo porque con su trabajo solventaba las necesidades de su hogar, pero en este caso es diferente.

“¿Que sensibilidad y valores humanos tienen (esos trabajadores sociales) para tratarnos así?

¿Qué culpa tiene mi hijo? A mí me duele verlo metido las 24 horas en la casa, porque no le gusta el roce social. Se altera. Yo sufro en silencio. Que se ponga en mi lugar cualquier persona. Nosotros estamos luchando por una ayuda por discapacidad para que el día que yo o su mamá no estemos, tenga algo para poder mantenerse”, explicó.

El castrismo engaña al pueblo haciéndoles creer que están interesados en preservar su calidad de vida con programas de atención social, que no atienden a nadie, y además cuentan con empleados supuestos “trabajadores sociales” que en vez de ayudar, se encargan de maltratar y ofender a quienes con necesidad acuden a pedir apoyo.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: