Todavía el régimen se pregunta por qué se van los peloteros

Culpa a EEUU por la fuga masiva

Régimen cubano culpa a EEUU por el éxodo de peloteros. (Foto: Periódico Cubano)

Intentando parecer ajeno a la realidad, el periódico Granma publicó este jueves un artículo preguntándose por qué se van los peloteros de Cuba. En realidad es un texto para soltar el discurso de siempre y culpar a otros por la incapacidad del régimen.

“No hay que esconder la bola, lo que sucede con los peloteros forma parte del objetivo del gobierno de EEUU, de este y de los anteriores, de destruir a la Revolución”, se lee en el diario del Partido Comunista de Cuba.

Sin embargo, también debió preguntarse ¿qué futuro tiene un pelotero en Cuba? ¿Cómo podría, en las circunstancias actuales, desarrollar una carrera profesional? ¿Puede sostener a su familia jugando al béisbol en la serie nacional?

El gobierno, una vez más, se apoya en violaciones de acuerdos por parte de Estados Unidos y se olvida de que casi nadie quiere vivir en la Isla. Cientos de cubanos se lanzan cada semana al mar o emprenden rutas peligrosas con el objetivo de llegar a cualquier nación que le pueda brindar un mejor futuro. Triste, pero real.

Estados Unidos persigue a los deportistas cubanos, “como hicieron en el recién finalizado mundial Sub-23”. La delegación cubana regresó con solo 12 atletas, a pesar de cuando fueron seleccionados cumplían con los “requisitos patrióticos” para representar al país.

Granma también culpa a los entrenadores por la fuga masiva de peloteros. Según el criterio del periodista Oscar Sánchez Serra, quien firma el artículo, falta que estos motiven y siembren más compromiso entre los deportistas.

“Él (pelotero), como el resto de los que intervienen en su preparación, tiene que ser un participante activo y propositivo, porque en un ambiente como ese se fortalecen las dinámicas grupales, en las que se gestan los valores éticos y morales. Porque nos puede doler, pero en cada deserción también subyace la fragilidad de esos componentes. No reconocerlo equivale a no superarlo”.

“Aún están frescas en la memoria cómo los profesores Eugenio George, Ronaldo Veitía, Alcides Sagarra o Pedro Val se relacionaban con sus pupilos o pupilas más allá del elemento técnico, y sus atletas comprendían mejor esos fundamentos, en la misma medida que los armaban de argumentos y les daban participación en el objetivo final: ganar la competencia”, agregó.

Es muy poco probable que las deserciones de los atletas cubanos se detengan con “muela” sobre valores y ética. La problemática tiene una raíz mucho más profunda que atraviesa a la sociedad cubana en su magnitud. De nada vale ese “debate” si no creces como profesional y tu salario no te permite poner un plato digno en la mesa. Pareciera básico, pero en Cuba no lo es.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%