El grupo extremista al-Shabab, vinculado a Al Qaeda, dejó libres a dos doctores cubanos que fueron secuestrados en Kenia y estuvieron retenidos por año y medio en la vecina Somalia, según dijeron funcionarios a la agencia AP

El grupo extremista al-Shabab, vinculado a Al Qaeda, dejó libres a dos doctores cubanos que fueron secuestrados en Kenia y estuvieron retenidos por año y medio en la vecina Somalia, según funcionarios.

Los médicos fueron liberados durante el fin de semana tras meses de negociaciones con sus captores, señaló un alto funcionario de la inteligencia somalí, que rechazó ofrecer más detalles. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a los medios.

Varias fuentes dijeron a la AP que la inteligencia somalí, actuando a petición del gobierno cubano, negoció la liberación de los doctores tras obtener un video en el que aparecían hace varios meses.

Este martes se conoció que el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, agradeció gestiones del gobierno de Somalia por solucionar el caso de secuestro de médicos cubanos, quienes permanecían cautivos luego de casi un año y medio.

Sin embargo, el canciller del régimen no esclareció el desenlace del caso, ni la prensa oficialista informó sobre la liberación.

Rodríguez Parrilla dijo que había hablado con su homólogo, Ahmed Isse Awad. No estuvo claro de inmediato dónde estaban los médicos el miércoles.

Rodríguez Parrilla agradeció “el apoyo y los esfuerzos” del Gobierno somalí “para garantizar el regreso seguro” de los dos profesionales de la Salud cubanos.

Assel Herrera Correa, especialista de Medicina General Integral de Las Tunas, y Landy Rodríguez Hernández, cirujano de Villa Clara, fueron secuestrados mientras prestaban servicios de salud como parte de la brigada médica cubana en Kenia, enviada por la dictadura a ese país africano, a trabajar como parte de su explotador esquema de negocios.

Presuntos extremistas islamistas fueron sus captores, en el condado de Mandera, en Kenia, cuando iban a trabajar en abril de 2019, matando a uno de sus escoltas policiales. El cirujano ortopédico y el médico habían llegado a la zona en 2018.

En ese momento, el grupo al-Shabab, asentado en Somalia, era el sospechoso del secuestro. La banda extremista prometió vengarse de Kenia por enviar tropas a Somalia para combatir a los extremistas.

Medios de prensa de Kenia han reflejado declaraciones de ancianos de ambas partes de la frontera que coinciden en que los galenos en algún momento estuvieron “dando atención médica” a los nativos de El-Adde, un poblado transformado en una base de reclutamiento de los terroristas.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.