“Tengo 74 años y debo caminar 2,4 kilómetros diarios para alimentarme”, reclama anciano cubano

  • Categoría de la entrada:Cuba / Habana
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El anciano debe caminar un trayecto largo para llegar al comedor, en medio de la pandemia de la COVID-19 y con los riesgos a los que está expuesto por su edad.

El anciano debe caminar un trayecto largo para llegar al comedor. Foto: Captura de Video de Youtube

El señor Fernando Paredes Elósegui, un anciano de 74 años, ha denunciado la situación que debe pasar para llegar al comedor del Sistema de Atención a la Familia (SAF) de Teniente Rey y Cuba, en La Habana Vieja, para alimentarse.

El anciano se quejó ante el diario Juventud Rebelde, porque debe caminar un trayecto largo para llegar al comedor, en medio de la pandemia de la COVID-19 y con los riesgos a los que está expuesto por su edad.

“Tengo 74 años y debo caminar en suma 2,4 kilómetros para alimentarme. Además, durante la pandemia no debemos salir tanto a la calle”, expresó el señor Fernando.

Además reclamó su derecho de recibir los alimentos por los mensajeros, que aparentemente no están funcionando, porque en ese y otros comedores de municipio les estaban exigiendo a los abuelitos que asistieran dos veces al día para retirar sus alimentos, una situación complicada y que pone en riesgo su salud en tiempos de pandemia

Posteriormente, Andrés Alberdi Valero y Teresa Mora Marichal, director general y directora de Organización, respectivamente, de la Unión de Empresas de Comercio y Gastronomía de La Habana; afirmaron que en los comedores decidieron que las personas vulnerables fueran solo una vez al día a retirar el almuerzo y la comida, pero existe una norma de alimentación colectiva que dice que luego de dos horas de elaborados los alimentos, están expuestos a un proceso de descomposición.

Sin embargo, los dirigentes castristas aseguraron que cuentan con el servicio de mensajeros para hacerles llegar los alimentos a tiempo a los ancianos, aunque la queja del señor Fernando por el trayecto que tiene que caminar, dice lo contrario.

Como este anciano cubano existen muchos más que tienen que valerse por sus propios medios para asistir a buscar sus alimentos porque el servicio de entrega no funciona, y peor aún, muchos de ellos han renunciado al sistema SAF porque no les alcanza el dinero.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.