‘Tenemos miedo de no volver a ver mi papá con vida’, dice la hija de un preso del 11J

Una de las hijas de Luis Frómeta Compte, un cubano con nacionalidad alemana condenado a 25 años por las manifestaciones del 11J, habla con DIARIO DE CUBA.

Luis Frómeta Compte. BILD

Luis Frómeta Compte, de 59 años de edad, es un ciudadano cubano-alemán que participó en la manifestación del 12 de julio en la barriada habanera de La Güinera, tras lo cual fue condenado a 25 años de prisión por el supuesto delito de sedición. 

Frómeta Compte, quien vive en la ciudad alemana de Dresde desde 1985, se encontraba desde principios de junio en Cuba para visitar a su familia. Esa jornada, tras salir a la calle para comprar ron, se topó con la inédita protesta en el barrio y comenzó a grabarla, según dijo a la cadena alemana Deusche Welle su hermana, Virgen Frómeta. 

Este cubano fue uno de los testigos del asesinato de un disparo por la espalda por parte del policía Yoennis Pelegrín Hernández del manifestante de 36 años Diubis Laurencio Tejeda aquella tarde.

«Mi padre fue arrestado el 17 de julio. Lo llevaron primeramente a la prisión de 100 y Aldabó, donde fue sometido a torturas. Lo golpearon y le hicieron muchas amenazas. Le dijeron que para ellos él era un ‘líder de esas manifestaciones’, pero él solo participó como uno más y se sumó al ver a la gente en la calle protestando», contó a DIARIO DE CUBA desde Dresde su hija, Janie Frómeta.

La condena contra este cubano-alemán es una de las 17 impuestas por los jueces en La Habana por sedición. En su caso, los magistrados decidieron sumar un año más a la ya excesiva petición fiscal de 24 años por el supuesto delito que le pidió la Fiscalía.  

«Desde que mi padre entró en prisión ha sufrido ataques de pánico, hipertensión y depresiones. A veces su cuerpo tiembla durante días y no recibe ninguna atención médica, o esta es muy deficiente. La alimentación consiste en arroz y frijoles secos todos los días. El desayuno es un pan seco y una sopa. La higiene no existe, hay cucarachas por todas partes, tanto en la cama como en la comida. Mi padre duerme siempre con mascarilla (nasobuco) para evitar contagiarse de alguna enfermedad, pero vive con otros 30 presos comunes, donde hay asesinos y delincuentes muy violentos», narró la joven.

La Sociedad Internacional de los Derechos Humanos (ISHR, por sus siglas en inglés), en su sección de​ Alemania, se pronunció por el caso de Frómeta Compte tras conocer de su sentencia a finales de diciembre.

«Al imponer una sentencia de prisión tan severa a una persona con doble nacionalidad, el Gobierno cubano demuestra que no hace distinciones entre nacionales y extranjeros. Es tomar medidas rigurosas contra cualquiera que sea una espina clavada en su costado», dio al respecto Martin Lessenthin, portavoz de la junta directiva del ISHR. 

«Tenemos miedo de no poder volver a papá con vida», comentó Janie Frómeta. «Él ha valorado en varias ocasiones hacer una huelga de hambre por su condena tan injusta, pero de hacerlo no sobreviviría. Tampoco saldría con vida de una condena tan larga por su edad y las condiciones carcelarias».

«Toda nuestra familia está sufriendo. Siempre que me levanto y me despierto, mi primer pensamiento es para mi papá. Los presos políticos son mis héroes y mi papá es mi mayor héroe. Espero que se mantenga fuerte y esperanzado en salir y regresar con su familia a Alemania«, añadió su hija.

Hasta el momento se conoce de otro manifestante en Santiago de Cuba, Sadiel Cintra de la Cruz, quien residía en Estados Unidos desde hace cinco años y se encuentra encarcelado en la cárcel de Boniato por haber participado en las manifestaciones en esa ciudad del oriente del país.

Según el reporte de Radio Televisión Martía Cintra de la Cruz le pedían 12 años por los supuestos delitos de instigación para delinquir, desacato, desórdenes públicos y atentado, aseguró esa publicación en noviembre del pasado año. 

La Fiscalía General reveló en enero pasado que por las manifestaciones del 11J se habían procesado   judicialmente a 790 personas, aunque según el conteo de la organización de asesoría legal independiente Cubalex, llegaron a estar detenidas 1.379 personas por las protestas de los días 11 y 12 de julio en todo el país.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%