Superiora de las Hijas de la Caridad en Cuba: ‘el pueblo reclama lo que le pertenece por derecho’

El sacerdote cubano Kenny Fernández pide a las autoridades la reparación de los accesos a poblados de Mayabeque que llevan meses sin transporte público.

Estado de un acceso a un poblado en Madruga, Mayabeque.

Sor Nadieska Almeida Miguel, superiora de las Hijas de la Caridad en Cuba, publicó este fin de semana una reflexión en la que demandó justicia para el pueblo cubano, sumido en penurias tras una prolongada crisis económica

«‘Nuestra sed de justicia en tus manos, Señor’. Así lo pido con mucha fuerza, porque no puedo dejar de expresar la rabia, el dolor, la impotencia, el deseo profundo que me habita de ver justicia, la real, no la que supuestamente nos hacen creer que vivimos. No, esa lo único que está haciendo es favorecer a los injustos, a los represores, a la Policía a la que le han dado «orden de combate», y actúa con impunidad, incluso golpeando a menores, recordemos lo acontecido en Nuevitas», dijo la religiosa en un extenso escrito en Facebook donde se refirió a la situación que padece un paciente de cáncer, que ha visto agravada su precaria salud ante los apagones y la alimentación deficiente.

«No, yo no quiero esa justicia, no quiero que sigan apresando a quienes con valentía salen a pedir comida, luz, libertad, todo lo básico y necesario, y los desaparecen, apresan. Yo quiero la justicia que habla de podernos expresar a través de las redes sociales o en cualquier lugar y sin miedo a que golpeen con las tonfas, a que disparen porque poseen armas y con ellas ‘poder’, o simplemente te obliguen a adentrarte en un carro de policía sin explicaciones o bajo amenazas. Y no lo estoy inventando, esto está ocurriendo, y muy seguido», lamentó.

Almeida Miguel dijo que tampoco quiere «la justicia tomada por nuestras manos, que puede llegar a ser fruto de todo lo que tenemos reprimido internamente: cansancio, fatigas, dolor, pérdidas de familiares».

«No quiero este tipo de justicia porque nos estaríamos avocando a un desastre grande en nuestra Isla. No quiero ver correr la sangre, no quiero más muertes injustas, ya han sido suficientes. Vienen a mi memoria con muchísimo dolor los jóvenes del incendio de los supertanqueros en Matanzas, jóvenes en su mayoría en el servicio militar obligatorio. Ellos no fueron héroes, fueron víctimas, y por esa irresponsabilidad de mandarlos a algo superior a su experiencia ya no están con nosotros. No quiero eso», añadió.

Para la líder religiosa, «tanto la aplicación de la justicia como el derecho se encuentra amañada, sirviendo al mejor postor y a intereses de grupos de poder reducidos». 

Más adelante, escribió: «Pidamos a Dios que quienes tienen en sus manos la posibilidad de la justicia y el derecho, entiendan de una buena vez que este pueblo reclama lo que nos pertenece por derecho, porque lo que toca, no se mendiga. No queremos por caridad lo que nos pertenece por justicia.»

«Queremos, quiero, sueño una nación diferente, porque en ella mi corazón anhela, como el de muchos, la libertad y la tranquilidad«, afirmó.

Pedido a las autoridades para el acceso a pueblos en Mayabeque

Este fin de semana, también el sacerdote católico cubano Kenny Fernándezuna de las voces más críticas hacia el régimen dentro de la Iglesia Católica de Cuba, denunció las pésimas condiciones que existen para el acceso a los poblados rurales Esperanza y Cayajabos, en Madruga, municipio de la provincia de Mayabeque donde el padre oficia desde hace seis años.

«Pedimos a las autoridades que se pueda reparar el camino a la Esperanza Cayajabos para que el camioncito pueda volver a entrar, porque hace cuatro meses que no entra, por diversos problemas, entre ellos el lamentable estado del camino. Y es muy necesario. Ayuda por favor», escribió en su perfil de Facebook para resumir una breve directa publicada el sábado.

«Son siete kilómetros (km) que separan al pueblo de Madruga del batey de la Esperanza. Son 10 km desde Madruga a Cayajabos. Son más de 10 km desde Madruga al Cafetal del Padre. Hay alrededor de 20-25 muchachos afectados, de secundaria, pre, tecnológico. Y otras personas, sobre todo los enfermos», explicó.

El clérigo compartió varios videos que mostraban el mal estado del camino que une Madruga con los poblados mencionados

«Lo que quisiéramos es que se reparara el camino para que puedan salir los enfermos, para que puedan salir los niños a la escuela y todos los que necesiten y quieran ir a Madruga. Sabemos todos los problemas que hay, pero pedimos a las autoridades que traten de buscar una solución para estos pueblos», rogó Fernández en su directa.

González dijo que antes había un ómnibus que operaba por la mañana y otro por la tarde, lo que permitía a los pobladores «moverse un poquito mejor», pero ahora «hay transportes que no pueden entrar ni salir porque el camino está muy dañado».

El padre Kenny Fernández Delgado ha sido reprimido por criticar abiertamente al régimen. El hostigamiento ha escalado hasta las amenazas contra su integridad física y la de sus familiares.

El 15 de noviembre de 2021, un miembro del Partido Comunista de Cuba le arrebató las flores que repartía durante la marcha pacífica que realizó en solitario, en respuesta a la convocatoria de la plataforma cívica Archipiélago, impedida por el Gobierno a golpe de militarización de las calles, actos de repudio y detenciones.

Ninguno de los atropellos sufridos impidió que, en julio pasado, fuera uno de los sacerdotes cubanos que acompañó al padre Jorge Luis Pérez Soto, quien presidió, en la Iglesia del Sagrado Corazón, en el Vedado, una misa por el décimo aniversario de la muerte de Harold Cepero y Oswaldo Payá, ocurrida el 22 de julio de 2012 en circunstancias confusas.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%