Suman cuatro los fallecidos por las lluvias del fin de semana en Cuba

Las autoridades de Pinar del Río encuentran el cuerpo sin vida de un joven desaparecido en Minas de Matahambre.

Río desbordado en Pinar del Río por las lluvias de viernes y sábado. GOBIERNO PROVINCIAL DE PINAR DEL RÍO / FACEBOOK

Las autoridades de Pinar del Río informaron del hallazgo del cuerpo sin vida de Yusiniel Cabeza la Rosa, de 21 años de edad, quien había sido reportado como desaparecido en ese territorio durante las inundaciones que afectaron la zona occidental a partir del viernes. Con él, suman cuatro las víctimas fatales por las intensas lluvias de las pasadas jornadas.

De acuerdo con el Gobierno Provincial de la provincia más occidental de la Isla, el ahogamiento se produjo por la crecida del río El Vicio, al norte del municipio de Minas de Matahambre, durante las precipitaciones del pasado 3 de junio.

Según el reporte, publicado en el muro de Facebook de la autoridad local, «más de 100 personas trabajaron en las acciones de rastreo, entre ellos integrantes de la Brigada de Rescate y Salvamento del Ministerio del Interior, buzos, pescadores locales, pobladores y miembros de los Consejos de Defensa de Zona y Municipal».

La muerte de Cabeza la Rosa es la segunda producida en Pinar del Río, la provincia más afectada por las intensas lluvias asociadas a la depresión tropical que afectó a Cuba y Florida. Además de estos, otras dos personas murieron en La Habana, presuntamente víctimas de derrumbes, según las autoridades capitalinas.

La otra víctima, en el municipio cabecera, fue Yosvel Cabrera Álvarez, de 44 años, quien habría caído a un arroyo crecido en la mañana del viernes.

De acuerdo con el balance preliminar del Gobierno cubano, además se han registrado daños en al menos 750 viviendas, incluidos 21 derrumbes totales, principalmente de La Habana, y afectaciones en 3.200 hectáreas de cultivo.

Se produjeron además cortes en el suministro eléctrico, que llegaron a dejar a oscuras a 158.000 clientes, y en los servicios de telecomunicaciones, que no se han logrado resolver por completo.

Las condiciones meteorológicas han mejorado desde el sábado en el occidente y centro del país, pero se prevén más lluvias y tormentas en los próximos días, según el Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología (INSMET).

Tras los daños reportados, las autoridades de La Habana admitieron tener «deudas con la población habanera en cuanto a la construcción y el mantenimiento del fondo habitacional» y anunciaron la construcción de 107 nuevas viviendas para damnificados por las lluvias de los últimos días en El Fanguito, barrio en condiciones precarias ubicado en las márgenes del río Almendares, así como acciones en otras comunidades pobres, también golpeadas por la situación climática.

Reinaldo García Zapata, gobernador de La Habana, pidió en una reunión el domingo «definir dónde se construirán alrededor de 107 nuevas viviendas para los damnificados de El Fanguito», y dijo que «no podemos dejarle a las próximas generaciones los problemas que, sobre todo en materia de vivienda, tenemos, y que lamentablemente estas situaciones climatológicas agudizan».

El dirigente prometió que en lo adelante las autoridades del Partido Comunista (PCC) y el Gobierno en la capital desarrollarán «un plan de atención diferenciado hacia las comunidades afectadas como son La Escalera, Indaya, El Callejón de Andrade, La Polar y La Timba, sitios que, en su mayoría, pertenecen a los barrios vulnerables en transformación» y que por décadas sufren percances durante huracanes y lluvias intensas.

Tras las históricas protestas ciudadanas de julio de 2021, que obedecieron a un malestar generalizado entre la población por la gestión del Gobierno, las autoridades se dieron a la tarea de acudir a barrios marginales con todo un despliegue de propaganda alrededor de las figuras del régimen en los medios estatales. Uno de los lugares escogidos para limpiar la imagen de Miguel Díaz-Canel fue precisamente El Fanguito.

El domingo, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del PCC en La Habana, dijo que los habitantes de esas zonas, cuyos lugares de residencia no pueden llamarse propiamente casas, merecen «una vivienda digna».

«El Estado y las instituciones son los responsables de velar por el cuidado de nuestra gente y debemos sacar a esas personas del peligro y la precariedad que en situaciones extremas como la del pasado viernes se incrementan», añadió.

Sobre el saneamiento, limpieza y dragado de algunas áreas, principalmente en ocho municipios de La Habana, expresó que el domingo aún permanecían grandes volúmenes de desechos sólidos y agua por extraer, como es el caso de Cuatro Caminos y el sitio conocido como la Laguna de García, en el municipio de Boyeros.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%