“No me digas que resucitó”. “Qué miedo”. “Firmeeee”. Estos son algunos de los comentarios que, entre la burla y el mal recuerdo, hacen los cubanos en redes sociales ante la imagen tan parecida al dictador que repartió el hambre en Cuba

El usuario identificado en Facebook como Maykel Power, publicó en su perfil personal una imagen donde aparece una persona con rasgos físicos parecidos a los del dictador Fidel Castro, quien falleció en noviembre de 2016.

En la fotografía se observa al “doble” usando una mascarilla sanitaria y con un abrigo deportivo que se asemeja a los de marcas capitalistas que usaba Castro cuando se quitó el uniforme con los grados militares de mandamás de la isla.

Al primer vistazo, luego del vértigo del susto, cualquier cubano se preguntaría: ¿Se habrá escapado del seboruco mortuorio empotrado en Santa Ifigenia, cansado de tanto baboso que va a aparentar respeto?

El “fantasma” de quien perpetuara la dictadura más longeva del hemisferio occidental, aunque se dice que siempre merodea por la isla que llevó a la miseria profunda y donde priman todavía sus ordenanzas; desagrada aún más si aparece en vivo y en directo en el medio de una cola.

“Cuando pensaste que ya todo había acabado en el 2020, aparece este hombre en una cola en Cuba”, escribió en Facebook Maykel Power.

“No me digas que resucitó”. “Qué miedo”. “Firmeeee”. Estos son algunos de los comentarios que, entre la burla y el mal recuerdo, hacen los cubanos en redes sociales ante la imagen tan parecida al autócrata que repartió el hambre en Cuba.

Fidel Castro murió la noche del viernes 25 de noviembre de 2016, luego   de 90 años en los que pasó de ser llamado “revolucionario” a “tirano”.

En 2008 delegó el poder en su hermano Raúl, y este a su vez al títere castrista Miguel Díaz-Canel; imponiéndose así la sombra castrista sobre un país condenado a la terrible escasez y desabastecimiento; y la falta de los derechos humanos elementales.   

Aunque no se viese en una cola a algún pobre hombre que cargue con la desgracia de parecerse a Fidel Castro, los cubanos necesitan poco para recordarlo, y de paso a su madre y el ladino padre que lo trajeron al mundo. Basta mirar alrededor y constatar las huellas del Comandante en Jefe: un megalómano que arrastró la nación a una ruina física y moral que parece irremontable, sobre todo mientras su fantasma sea invocado por los hipócritas herederos de la dictadura.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.