Sin temor a los riesgos Cuba será uno de los pocos países del mundo en vacunar a menores de 12 años

Ni Pfizer, Moderna o Astra Zeneca han aprobado la vacunación para menores de 12 años

Aunque aún no se conocen los datos sobre su perfil de seguridad, ni sus posibles resultados adversos en niños y adolescentes, así como tampoco su efectividad en edades pediátricas, Cuba se convertirá en uno de los pocos países del mundo en aprobar sin temor a los riesgos la vacunación masiva para niños menores de 12 años.

Así lo dio a conocer este viernes el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED) decidió en el día de hoy, aprobar la Autorización de Uso en Emergencia (AUE) a la vacuna cubana SOBERANA® 02, cuyo titular es el Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

A pesar de los dudosos resultados mostrados por las vacunas cubanas, con decenas de denuncias de casos graves y fallecidos luego de completar su esquema de tres dosis, las autoridades sanitarias de la isla se atreverán a aplicar dicho fármaco en sus infantes, un riesgo que no ha asumido ninguna otra vacuna.

El otro país que procedió de forma similar fue casualmente una dictadura: China, nación que aceptó el uso de Sinopharm y Sinovac, dos vacunas que han levantado sus sospechas en cuanto a eficacia, en la población de 3 a 17 años.

El supuesto “logro” que quieren presumir las autoridades cubanas, no es más que una jugada arriesgadísima con tal de recomenzar forzosamente el curso escolar. Hecho que no se ha podido concretar en año y medio por el impacto de la pandemia y la incapacidad del régimen de establecer un sistema de educación a distancia a través de herramientas de internet.

Es importante recalcar que ni siquiera fármacos mucho más desarrollados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud, como Pfizer, Moderna o Astra Zeneca han aprobado la vacunación para menores de 12 años.

Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas de Estados Unidos, explicó a AP que plazo para una vacuna para niños menores de 12 años, inicialmente previsto para este otoño, parece haberse ralentizado, ya que los funcionarios consideran la seguridad, la eficacia y la dosis.

Por otro lado, el mandatario francés Emmanuel Macron, aunque no excluyó la apertura de la vacunación a menores de 12 años, condiciona esta decisión a los consejos de “especialistas”.

“En cuanto los científicos digan que lo abrimos a los más jóvenes, lo haremos”, pero “por el momento seguimos con los mayores de 12”, dijo Macron a AFP.

Según las autoridades cubanas, “los resultados obtenidos en el estudio en población pediátrica fueron superiores en todas las variables inmunológicas respecto a la población adulta de 19 a 80 años y similares comparado con el subgrupo de adultos jóvenes entre 19 y 29 años”.

El CECMED revela que el perfil de seguridad evidenciado fue similar entre los grupos comparados. “Se incluye en esta aprobación a los niños a partir de los 2 años de edad, considerando información brindada por el fabricante que justificó esta inclusión”.

No obstante, hay otro dato que resulta preocupante si lo comparamos con los ensayos que llevan a cabo Pfizer y Moderna en edades pediátricas, ya que las vacunas estadounidenses están experimentando con dosis más reducidas para las edades pediátricas, a diferencia de Cuba donde se aplicará el mismo compuesto de los adultos en niños menores de 12 años.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda no administrar la vacuna a niños menores de 12 años hasta que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) lo autorice. “La dosis puede ser diferente para edades más jóvenes”,  manifestó a CNN el Dr. Lee Savio Beers, presidente de la AAP

Por otro lado, la Dra. Yvonne Maldonado, presidenta del Comité de Enfermedades Infecciosas de la AAP, también instó a los médicos a esperar hasta que se completen los ensayos clínicos en niños pequeños antes de administrar la vacuna a los menores de 12 años.

“No queremos que los médicos individuales estén calculando las dosis y programas de dosificación uno por uno para los niños más pequeños según la experiencia con la vacuna en pacientes mayores”, dijo Maldonado en un comunicado el lunes.

En Estados Unidos, una vacuna debe pasar por un ensayo de tres fases de prueba antes de ser autorizada o aprobada por la FDA para ver si la vacuna es segura, monitorear la seguridad y comprobar que el sistema inmunológico de los niños responda.

Tras la aprobación de la FDA, el biológico debe pasar por el Consejo Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC, que elabora una recomendación formal sobre entrega, almacenamiento, distribución y aplicación de la vacuna.

En Cuba por otra parte, la vacunación en edades pediátricas se ha tomado con poca cautela, sin temor a arriesgar la salud de los infantes antillanos.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%