Sin luz al final del túnel para los cubanos: más apagones para los próximos días

Los cortes de electricidad afectan el bombeo de agua y, por consiguiente, ponen en jaque el abasto a la población en algunas zonas.

Una vela alumbra unas reliquias de santos en La Habana. DIARIO DE CUBA

Pese a que ya la Central Termoeléctrica (CTE) Antonio Guiteras, decisiva en la generación del país, está sincronizada al Sistema Eléctrico Nacional, se mantendrán los apagones, debido a que actualmente unidades de las CTE Máximo Gómez, Antonio Maceo y Felton, plantas generadoras que aportan gran capacidad a las líneas eléctricas, están fuera de servicio por diferentes causas. Por eso, provincias como Sancti Spíritus anuncian interrupciones para este viernes.

Yoanny Acosta Solenzar, director de la Empresa Eléctrica en esa provincia, admitió en entrevista con el periódico oficial Escambray, que a lo antes mencionado «se unen las significativas limitaciones que existen en la generación distribuida con más de 1.000 megawatts fuera de servicio».

Acosta Solenzar dijo que en Sancti Spíritus «están concebidos cuatro bloques conformados por 15 o 20 circuitos, cuya demanda máxima está sobre los 20 megawatts (MW). Esos bloques cubren las 24 horas del día con seis horas sin servicio en los siguientes horarios: de 2:00AM a 8:00AM; de 8:00AM a 2:00PM; de 2:00PM a 8:00PM y de 8:00PM a 2:00AM».

La población, sin embargo, se queja de apagones que no están contemplados dentro de la «programación», denuncian la prolongación de las interrupciones y la inclusión de zonas no previstas. 

«Si la falta de generación es alta y sobrepasa los 20 MW, como ha sido en los últimos días, cuando se ha sobrepasado esa cifra en determinado horario, tenemos entonces que apagar circuitos que pertenecen al otro bloque, es decir, arrastrar algunos de los previstos un poco más tarde para el que está en apagón. Por eso la mayoría de las veces que sobrepasamos ese límite no podemos cumplir con el programa publicado por diferentes vías», justificó el funcionario.

«Sabemos que es muy molesto para la población, pero de manera general es muy difícil cumplir con el cronograma de afectaciones cuando se sobrepasa los 20MW. Hay quienes dicen: ¿Por qué no la quitan por el día y nos alivian la noche? Dar electricidad es muy difícil porque no se puede almacenar. Como opción para apaciguar el tiempo de afectación en las noches se dejan algunos grupos electrógenos que requieren de diésel, algo muy costoso, por lo que no se pueden tener trabajando durante todo el día», argumentó.

A los apagones se suma la escasez de agua por problemas de abasto, precisamente derivados de la falta de fluido eléctrico necesario para el bombeo, reconoció Acosta Solenzar.

A una pregunta del medio oficial sobre el pronóstico de apagones de acuerdo con la obsolescencia tecnológica que hoy tienen las CTE cubanas y la escasez de combustible en Cuba, el funcionario no dio muchas esperanzas de mejoría.

«Las condiciones se mantendrán de forma similar a días anteriores, por lo que los llamados apagones deben continuar. Se está haciendo un esfuerzo por parte de todas las entidades que conforman la Unión Eléctrica en la solución de las averías de las plantas que han salido de manera imprevista y no estaban dentro del mantenimiento, pero independientemente de que se logre la entrada de algunas plantas que están en fase de prueba, se mantendrán las afectaciones porque actualmente la generación no satisface la demanda o el consumo real del país», dijo. 

«No existe tampoco una reserva objetiva que pudiera respaldar cualquier salida imprevista de planta para sufragar la demanda», añadió.

El jueves, cubanos entrevistados por Radio Martí manifestaron su desesperación por los constantes apagones, que en algunos casos traen como consecuencia la falta de agua potable en las viviendas, como admitió el funcionario de la empresa eléctrica en Sancti Spíritus.

Desde Playa Baracoa, en el municipio Bauta, provincia de Artemisa, Dayana Araluce dijo que «son más las horas sin electricidad, que las que se puede disfrutar del servicio».

Según Araluce, con los cortes eléctricos «las personas tienen que estar pendientes de sus equipos electrodomésticos, muchos de ellos en servicio desde hace décadas».

Otra provincia muy afectada por estos días con los apagones es Camagüey. Una residente en el municipio Esmeralda comentó al medio de Miami: «con apagones de ocho horas enfrentamos grandes dificultades a la hora de cocinar los alimentos, muchas veces la elaboración se tiene que hacer con carbón».

«En Cabañas, municipio Mariel, en la provincia de Artemisa, la situación es crítica entre apagones y la falta de agua potable desde hace más de diez días». Desde allí, así lo manifestó el opositor Moisés Leonardo Rodriguez a Radio Martí.

Durante una reunión del Consejo de Ministros el miércoles, Miguel Díaz-Canel dijo que hay dos causas fundamentales de los de estos días apagones en Cuba: «una está relacionada con roturas y necesarios mantenimientos que se han tenido que dar a las termoeléctricas, y otra al déficit de combustible«.

Cuba depende en gran medida del petróleo extranjero para producir energía (las termoeléctricas generan dos tercios de la electricidad) y su principal proveedor, Venezuela, ha disminuido notablemente sus envíos.

Además, el grueso de sus plantas padece la obsolescencia tecnológica por haber cumplido su ciclo de vida y requieren una renovación para lograr satisfacer la demanda de generación.

Los apagones fueron una de las razones económicas que estuvieron detrás de las protestas antigubernamentales de julio pasado, junto con la escasez de productos básicos y la fuerte inflación, que siguen agobiando a los cubanos. 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%