Sin dinero en sus arcas, el Gobierno cubano se las está viendo negras para pagar en efectivo por la comida que compran en el extranjero

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

El Gobierno cubano ya no sabe qué malabares hacer para lograr importar alimentos suficientes para satisfacer la demanda del país, dado que los precios internacionales de estos bienes cada vez suben más, a eso se suma el pago del transporte marítimo y la producción cubana solo se recorta.

La disponibilidad nacional de harina de trigo se redujo en un 30% en el último mes (hasta julio), por lo que la oferta de pan, galletas y demás elaboraciones a base de harina se vio afectada, más y menos en dependencia del territorio.

El director general de política industrial del Ministerio de la Industria Alimenticia (MINAL), Diorgys Hernández Díaz, declaró que “los costos financieros involucrados en los envíos de trigo al país” fueron la principal causa de esta situación deficitaria.

La tonelada de trigo en el mercado internacional pasó de valer 220 USD a 280 USD desde abril de 2020 a abril de 2021.

A esto se le suma el problema del azúcar, pues Cuba acaba de culminar la peor zafra azucarera en más de un siglo, así que el 30% más de déficit resultante tendrá que ser compensado de alguna forma que no sea la importación, porque el azúcar se está cotizando más caro en un 70% (en comparación con el año 2020). Asimismo, el costo por el envío de contenedores a nivel internacional se incrementó en un 50% y el flete a granel aumentó incluso más.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reportó que su índice internacional de precios de alimentos ha sido el más alto desde 2014, pues subió un 30,8% en un año.

El Estado cubano monopoliza el comercio exterior e interior, y el 15% de los alimentos que importa se compran en Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, John Kavulich, comentó a Reuters que dichas ventas disminuyeron en un 36,6% en 2020, a 163,4 millones de dólares, en comparación con el año anterior a ese. En el primer trimestre de 2021 se recuperaron, con el logro de 69,6 millones de dólares, pero significó menos productos a causa del incremento de los precios.

Kavulich señaló que la recuperación de la demanda mundial, la subida de los precios de los productos y la escasez de mano de obra no supondrán una disminución pronta de los precios.

Según cifras oficiales, la economía nacional cayó un 11% en 2020. Los economistas apuntan que esta tuvo una contracción incluso mayor en lo que va de año debido al cese casi total del turismo por el coronavirus y la situación de confinamiento de gran parte del territorio cubano.

Las autoridades comunicaron que los beneficios en divisas del pasado año fueron solamente el 55% de las estimadas y, entretanto, las importaciones se redujeron entre 30% y 40%.

Además, el tráfico de contenedores entrantes al país también cayó en un 30% hasta abril, en contraste con 2020, de acuerdo a una fuente con acceso a los datos.

Las largas colas ya son un componente importante en el paisaje cotidiano del país desde hace más de un año, con una evidencia apabullante de escasez en puntos de venta de todo tipo y en todo el país, ya sea en CUP o en MLC.

Informes provinciales acerca de cultivos y ganado sugieren disminuciones significativas en las producciones de arroz, frijoles, carne de cerdo, lácteos y otros alimentos, incluso cuando las autoridades no han publicado estadísticas acerca del sector agrícola desde el año 2019.

Un especialista local comentó que la producción de productos agrícolas se contrajo en dos dígitos a raíz de la carencia de fertilizantes, pesticidas importados y combustible.

TOMADO DE CUBACUTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.