Sin azúcar: la zafra cubana incumplió el 30% del plan de enero

Las autoridades culpan a la ‘mala organización’ de las entidades relacionadas con la zafra y a la falta de insumos y piezas de repuesto.

Un central azucarero cubano. GLADYS LEIDYS RAMOS GRANMA

El director de Caña de la empresa estatal AZCUBA, Tomas Aquino, afirmó que la zafra azucarera en Cuba incumplió en un 30% lo planeado para el mes de enero debido a las malas condiciones de infraestructura y organización que presenta la industria, informó el diario Granma.

De acuerdo con la prensa estatal, además de las dificultades para importar insumos y piezas de repuesto se presentan problemas relacionados con la correcta organización y planificación.

Las autoridades señalaron las dificultades en la adquisición de baterías, neumáticos, partes y piezas de las diferentes maquinarias utilizadas en la zafra como una de las mayores limitaciones, aunque culparon a los responsables de las empresas agrícolas por no articularse con otras entidades que les puedan «prestar» estos equipos.

En los últimos años, la producción azucarera en Cuba ha estado en niveles semejantes a los de hace un siglo.

Actualmente, de las seis entidades cañeras que están de baja en Ciego de Ávila, tres no cuentan con batería, lo cual el viceprimer ministro, Jorge Luis Tapia Fonseca, dijo que podría resolverse solicitándolas «como préstamo a Recursos Hidráulicos, a la Construcción, o a la Agricultura, algunos de esos organismos deben poder ayudar en ese sentido, porque esta zafra hay que guerrearla».

«La situación es compleja y esas máquinas significan casi mil toneladas de caña diarias, cuando aquí aún no se produce ni el azúcar que demanda la provincia», añadió el funcionario estatal.

Algo semejante sucede con los camiones, pues 28 se encuentran parados actualmente, de los cuales siete presentan problemas con las baterías.

Entre las dificultades en la organización del trabajo detectadas por las autoridades se encuentra la dispersión de los frentes de cortes por toda el área de caña contratada, así como la ausencia de un sistema organizado que permita agilizar tanto el corte como el tiro.

Aunque no fue señalada como una de las principales limitaciones, el abasto de agua y la actividad ferroviaria tampoco han cumplido de forma eficiente su rol en la presente cosecha.

Un ejemplo es que la empresa azucarera Batalla de las Guásimas refleja un tiempo perdido de poco más del 5% por interrupción del suministro de agua de las fuentes de recursos hidráulicos.

Las autoridades también cuestionaron que no se ha estimulado el corte manual en áreas infestadas por plantas leñosas y de bajo rendimiento agrícola ni las labores con tracción animal.

Pero los problemas vienen desde el inicio, pues debido a la mala preparación de los suelos poco más de la mitad de la tierra prevista para la zafra se encuentra en movimiento.

La precariedad que sufren los campesinos es tal que recientemente un grupo de estos se quejó durante un encuentro con el viceprimer ministro cubano Jorge Luis Tapia Fonseca de la falta de calzado y ropa para las labores agrícolas.

Además, el mayor central azucarero del país, ubicado en Ciego de Ávila, inició la presente zafra con una deuda que asciende a los 74.702.000 pesos (más de tres millones de dólares al cambio oficial).

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%