Sin anticonceptivos, más abortos: la escasez en Cuba atenta también contra la salud sexual

La prensa oficial admite que el aborto se ha convertido en ‘exclusividad’ a la que se llega por amigos y que el asunto ‘puertas adentro de los hospitales y policlínicos es complejo’.

Jóvenes cubanas transitan por una calle de La Habana. DIARIO DE CUBA

La escasez de anticonceptivos en Cuba y el disparo de las cifras de aborto van de la mano en la provincia de Ciego de Ávila, de acuerdo con un artículo de opinión publicado por el diario oficial Invasor, titulado «Embarazos en ruleta rusa».

«En los últimos meses al complejo panorama económico y sanitario que ha vivido Cuba se ha sumado una baja cobertura en las farmacias y hospitales de métodos anticonceptivos, dejando al descubierto la fragilidad del concepto de planificación familiar», señala la autora del texto, que admite como «casi crónica» la ausencia de preservativos.

Eyanis Leyva Medina, administradora de la farmacia 0808636 Sevilla, ubicada en el centro de la ciudad cabecera, dijo que recibieron condones «por última vez el 13 de octubre del 2021, en baja cobertura, pues de un máximo posible de 5.000 estuches, llegaron 720″.

En el mismo establecimiento, «el pasado año no vendieron Etinor, el Estracip se ha mantenido con entradas irregulares y el Levonorgestrel (píldora del día después) solo se ha recibido una vez en lo que va de año».

El panorama es similar en la farmacia La Central, donde Oledaines Cabrera Sánchez, la administradora, dijo que «la última fecha de entrada (de condones) data de octubre de 2021 y, aunque se reguló la venta, la demanda superó con creces la oferta».

Según el medio, «la otra cara de la escasez se dibuja en el mercado informal, donde aparece todo lo que no está hoy en las farmacias y en los hospitales: copas menstruales, preservativos, tabletas anticonceptivas, inyectables, y test de embarazo».

La mayor parte de estos productos son traídos desde el exterior por personas que viajen para realizar compras y vender a su regreso a la Isla. El artículo admite que, «al final, hasta se agradece este comercio ‘por la izquierda’«.

Por otra parte, la autora del artículo señala que «si alrededor de un 20% de las terminaciones voluntarias de embarazos se asocian a un fallo en el uso del anticonceptivo, reconocer que no están al alcance de la mano, es el primer paso para un debate mucho más serio en torno, no solo al acceso universal y gratuito, sino a cómo garantizar la dignidad de un proceso, casi siempre, doloroso tanto física como emocionalmente.»

El texto reconoce que la interrupción del embarazo se ha convertido en «‘exclusividad’ a la que se llega de la mano de amigos» y que el asunto, «por más que parezca conquista lograda, puertas adentro de los hospitales y policlínicos es complejo». 

«Hoy, hasta la disponibilidad de camas en el servicio de Legrado del Hospital Provincial Doctor Antonio Luaces Iraola incrementa la presión sobre el sistema de Salud, justo cuando acaban de superar un déficit de Misoprostol de tres meses, imprescindible para los abortos medicamentosos», señaló la periodista oficialista.

La autora apunta que ingresan en este espacio, también, embarazadas y casos ginecológicos, por lo que «solo seis camas pueden emplearse para estos fines».

El doctor Efreín García Hernández, jefe del Servicio de Legadro del hospital provincial, junto a su equipo, tiene que «ingeniárselas para lograr un promedio de 17 procedimientos diariamente, a sabiendas de que necesitaría más horas y camas para ser suficiente».

García dijo al medio oficial que «el legrado siempre ha sido demandado, incluso se ha abusado, pero en los últimos meses han sido más pacientes«.

Según estadísticas de la Dirección Provincial de Salud de Ciego de Ávila, «las terminaciones voluntarias de embarazos en el primer trimestre del 2022, en comparación con igual lapso del año anterior, crecen en la mayoría de los municipios de la provincia. El incremento más considerable se registra en Chambas, de nueve a 57, y en Morón, de 62 a 193″.

«Entonces, hay una realidad inmensa como témpano de hielo: mientras más difícil sea acceder a métodos anticonceptivos, serán más las mujeres que busquen asistencia médica para poner fin a un embarazo no deseado. La carga ya la siente el sistema de Salud», concluyó Invasor.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%