Silverio Portal sale de la cárcel tras cumplir cuatro años por manifestarse pacíficamente

‘Lo único que siempre he dicho es que la libertad del pueblo de Cuba está en el esfuerzo que nosotros hagamos’, dice.

Silverio Portal ante la prisión donde estuvo recluido. SILVERIO PORTAL / FACEBOOK

El régimen liberó al activista Silverio Portal Contreras, quien había reingresado a prisión en diciembre de 2021 para cumplir los meses que presuntamente restaban de su sanción de cuatro años de privación de libertad. 

«Esta es mi carta de la liberación de la prisión chica, para la prisión grande. Patria, vida y libertad», dijo el activista integrante del movimiento opositor Cuba Independiente y Democrática (CID) en una directa a través de su muro de Facebook tras salir del presidio.

Su esposa, Lucinda González, comentó que aparte de compartir la novedad «estamos aquí para agradecer a todas aquellas persona que nos apoyaron. Sabemos que no estuvimos solos».

El activista contó que «ese tiempo que estuve en cautiverio vi muchas cosas desastrosas que han llevado a un pueblo a prisión, como esos muchachos del 11 de julio que están ahí. (…) La dictadura, la Seguridad del Estado quieren hacer con ellos algo para tener al pueblo controlado».

«Lo que más deseo es el triunfo que hemos logrado. (…) Pienso que esto tiene que terminar. (…) Lo único que siempre he dicho es que la libertad del pueblo de Cuba está en el esfuerzo que nosotros hagamos«, finalizó. 

Portal Contreras estuvo un año de licencia extrapenal debido al grave deterioro de su salud, pero en noviembre pasado la Seguridad del Estado le comunicó que tendría que volver al presidio a terminar su condena.

Ingresó en diciembre en el penal conocido como 1580, ubicado en el municipio habanero de San Miguel del Padrón, a pesar de que seguía en mal estado de salud.

Declarado prisionero de conciencia por Amnistía Internacional en 2019, fue condenado a cuatro años de cárcel por los presuntos delitos de desorden público y desacato, después de protestar de manera pacífica en el Parque Central de La Habana.

En la cárcel sufrió un empeoramiento de su estado  salud y fue sometido a maltratos y golpizas, a causa de las cuales llegó incluso a perder la visión de un ojo, según denunció su esposa en más de una ocasión. El activista sufre de epilepsia e hipertensión arterial. 

Durante su encarcelamiento, numerosos grupos independientes cubanos y organizaciones de derechos humanos exigieron al régimen su liberación del activista.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%