La Seguridad del Estado intentó comprar al activista Esteban Rodríguez, pero él contestó: “Yo seguiré transmitiendo y nadie me va a callar la boca”

El activista y comunicador Esteban Rodríguez denunció que la Seguridad del Estado le impide realizar sus transmisiones en vivo y lo chantajea para que se mantenga en casa sin salir a la calle para reportar sobre las penurias de los cubanos.

Según el colaborador de ADN Cuba, un agente del régimen intentó comprarlo diciéndole que le proveería, a él y su familia, con todo lo necesario para vivir si abandonaba su labor de denuncias. “Si no transmites en Facebook vas a estar bien”, le dijo.

Rodríguez le contestó que él no deseaba nada para sí, sino una mejoría de vida para todos los cubanos.

A pesar de las amenazas, el activista opositor acaba de transmitir en redes sociales, donde explica la difícil situación que vive el pueblo debido a la crisis agudizada por la COVID-19 y el desinterés del gobierno en mejorar la calidad de vida de los cubanos. “Yo seguiré transmitiendo y nadie me va a callar la boca”, concluyó.

Rodríguez, quien vive en la Habana Vieja, uno de los municipios más pobres y abandonados de la capital, es constante de acosos, detenciones arbitrarias, chantajes e irrupciones ilegales en su casa, prácticas que utiliza el régimen para intimidar a los opositores.

Por ejemplo, la víspera quedó sin servicio de internet, como otros opositores cubanos, y en octubre denunció acoso contra su hija y varios intentos de la Seguridad del Estado para entrar sin previo aviso en su domicilio.

El 8 de septiembre, en un operativo de mayor escala contra otros activistas de la sociedad civil, la policía lo sitió en su casa e impidió que saliera a la calle. En los últimos meses y en medio de la escalada represiva justificada con la pandemia del coronavirus, la Seguridad del Estado y la policía han acosado a Rodríguez, deteniéndolo arbitrariamente o impidiendo sin razón que salga de su hogar, bajo riesgo de cárcel, sobre todo cuando se ha anunciado alguna protesta pacífica de activistas opositores.

Mientras el régimen reprime a opositores pacíficos —además, pobres y negros, como el propio Esteban—, su diplomacia se vanagloria de ser parte del Consejo de Derechos Humanos. Un informe reciente subrayó al respecto que Cuba retrocedió en materia de DDHH y que son necesarias acciones urgentes para obligar al gobierno a que los respete.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.